Donar 
 
 

Cómo ayudamos a los afectados por la guerra siria

Aquí contestamos a preguntas frecuentes sobre nuestro trabajo entre los refugiados y desplazados sirios por medio de nuestros colaboradores locales.

¿Cómo ha estado apoyando Puertas Abiertas a las iglesias en Siria con ayuda el año pasado? ¿Qué aspecto tiene esta ayuda a nivel práctico?

A través de socios locales, Puertas Abiertas coopera con una amplia variedad de denominaciones para proveer paquetes de alimentos y canastas de productos de higiene a cerca de 12.000 familias (de 50.000 a 60.000 personas) por mes.  Adicionalmente, las iglesias distribuyen productos para acondicionamiento en el invierno y cuando es necesario las personas reciben medicinas o se les financia para recibir asistencia médica urgente.  También cuando es necesario, se otorgan subsidios a las familias.

Desde el principio de la operación de ayuda en el año 2012, Puertas Abiertas decidió proveer apoyo a las familias a través de las iglesias locales, pues conocen mejor la situación. Las personas cristianas desplazadas internamente a menudo piden ayuda de un pastor o líder religioso y es por esta razón que la ayuda va primero a los cristianos. Durante los años de la crisis siria hemos visto muchos no creyentes ser apoyados por la Iglesia.

 Las Iglesias tienen sus propios equipos de voluntarios involucrados en la distribución de alimentos y otros materiales. Primero, los equipos visitan a la familia para ver su situación. En algunas ciudades y pueblos los productos son llevados a los lugares donde están las familias. En otros lugares las familias vienen a los puntos de distribución, generalmente una bodega o el edificio de la iglesia, para recibir su paquete. Los paquetes son preparados por las iglesias locales y, cuando es posible, todo el material se compra en la misma zona de distribución. Cada iglesia tiene su propia frecuencia en distribución de alimentos y demás productos. En general, esto se hace una vez por mes.

Aparte de estos productos básicos de ayuda, Puertas Abiertas está continuamente involucrado en la distribución de biblias (para niños, jóvenes y adultos) y otros materiales cristianos.  Muchas personas son desplazadas internas que dejaron sus hogares sin haber podido llevarse mucho de su casa con ellos. Muchos cristianos llegaron sin su Biblia a los lugares donde encontraron refugio.  Los líderes de las iglesias protestantes dicen que mucha gente nueva, también nuevos creyentes, asisten a las iglesias. Esas personas también necesitan una Biblia.

¿Dónde distribuyen las iglesias sirias los paquetes con el apoyo de Puertas Abiertas?

Puertas Abiertas trabaja con iglesias de diferentes denominaciones en Siria. La distribución se lleva a cabo en Tartus, Latakia, Homs, Alepo, Damasco, Hasakah, Qamishli, Marmarita, As Suwayda, Daraa, Sednaya, Jdaydet, Mashta al Helou, Wadi al Nassara, Afrin, Al Malikiyah y Maaloula. Por lo general, estos eran los lugares con las comunidades más grandes antes de que el conflicto empezara.

¿Cuál ha sido el impacto de la ayuda?

Sin la ayuda de organizaciones como Puertas Abiertas, la situación de los cristianos podría verse mucho peor de lo que ya es. Las iglesias podrían haberse hecho cargo de algunos de ellos por un poco de tiempo, pero necesitan organizaciones como la nuestra para poder cuidar de su gente por periodos de tiempo más largos.

¿Cuántos sirios están ahora refugiados o internamente desplazados?

Según ACNUR (verano de 2016), de los más de 22 millones de Sirios antes de la guerra, 4’8 millones son ahora refugiados en un país cercano (la mayoría de ellos en Turquía, Líbano y Jordania). De acuerdo con la ONU, cerca de un millón de sirios solicitaron asilo en uno de los países europeos.

Dentro de Siria muchos han huido de sus casas, el número de los internos desplazados es cercano a siete millones.

¿Cuántos cristianos hay en Siria o son refugiados?

Debido al conflicto, muchos de los cristianos han salido de Siria. De los 1’8 millones de cristianos viviendo en Siria antes de la guerra, aproximadamente un millón ha salido del país.

¿Cómo es de valorada la ayuda de Puertas Abiertas por los colaboradores locales?

“Los regalos que recibimos de ustedes nos ayudaron a dibujar sonrisas en muchas caras”, nos escribió una hermana de Alepo. “Aparte de la tristeza en Alepo, muchos fueron felices al recibir su regalo”.

¿Qué tipo de esfuerzos están planeados para el futuro inmediato?

En 2016, Puertas Abiertas está sosteniendo el apoyo a través de los socios locales, incluyendo la distribución básica de alimentos y paquetes de higiene a cerca de 12.000 familias en todo Siria.

Nuestros socios locales siempre buscan nuevos grupos de desplazados que estén en necesidad urgente. Los equipos que están trabajando en las iglesias revisan regularmente las listas de distribución y tratan de dar ayuda solo a las familias más necesitadas.

Puertas Abiertas también continúa sus proyectos a largo plazo, tales como proyectos de desarrollo económico, formación de asistencia post-traumática, formación de desarrollo de liderazgo y distribución de biblias.

¿Por qué debería puertas Abiertas ayudar a los desplazados? ¿No es esa una tarea del Gobierno o de la ONU?

El Gobierno sirio está actualmente ocupado en el conflicto dentro del país y no le está dando apoyo estructural a los desplazados internos. Solo proveen ayuda a algunos grupos de forma puntual. Por supuesto, la ONU está ayudando a Siria también. Al tener ya Puertas Abiertas una red de contactos en las iglesias sirias, podemos empezar a ayudar fácilmente a los desplazados que acuden a las puertas de las iglesias. Las iglesias conocen quién está en necesidad y quién ya tiene ayuda de alguna otra fuente. Las iglesias dicen que la necesidad aún es mucho mayor de lo que ellos pueden proveer.

¿Cubren las iglesias todas las necesidades de todos los cristianos desplazados?

No. Los paquetes que las familias reciben son en algunos casos pequeños y no pueden alimentar a toda la familia durante un mes. Las iglesias tampoco tienen la capacidad en voluntarios ni finanzas para ayudar a todo aquel que está en necesidad.

“Desafortunadamente, nuestros equipos locales han tenido solo fondos para 1.500 familias este mes. Cada familia obtuvo un paquete de alimentos, pero la necesidad es mucho más grande de lo que podemos dar”, escribió una de las iglesias en su informe a Puertas Abiertas.

Los desplazados en general no tienen una fuente de ingresos estable ya que no pueden conseguir trabajo. Después de un tiempo viviendo como desplazados se acaban sus ahorros financieros. Por esta razón, vemos que la situación de los desplazados empeora cuando no pueden regresar al lugar donde vivían antes y regresar a sus trabajos o encontrar un nuevo empleo.

¿Por qué continua Puertas Abiertas proveyendo ayuda?

El enfoque de puertas abiertas es diferente al de las organizaciones enfocadas en ayuda humanitaria urgente. Nuestra meta a largo plazo es apoyar a la Iglesia para fortalecer lo que queda de ella.

Normalmente la ayuda no debe de alargarse más de un año. Esto ayuda a motivar a las personas a edificar sus vidas sin depender de apoyos externos para sus necesidades básicas. Sin embargo, en Siria la guerra civil continua, esto hace imposible para muchos desplazados el poder empezar a levantar una nueva vida en el lugar donde viven. Las oportunidades de encontrar trabajo son pocas en la situación actual. Al estallar enfrentamientos día sí y día también, nuevos grupos de personas llegan como desplazados. Un caso reciente es el de la región del rio Khabour, cuando las aldeas habitadas por cristianos asirios fueron tomadas por DAESH.