Pero ¿quién era Raymond Koh? El nombre original de Raymond Koh era Keng Joo Koh. Nació el 2 de noviembre de 1954 y tenía tres hermanos y cinco hermanas. Procedía de una familia muy pobre.

Le encantaba la música, incluso desde muy joven. Aprendió a tocar la guitarra y a cantar escuchando canciones en la radio. "Keng Joo a menudo se describía a sí mismo como el típico niño de kampung (pueblo), aventurero, travieso y con carencias", escribieron Lee Hwa Beng y Stephen Ng, dos viejos amigos de Raymond Koh, en su libro ¿Dónde está el pastor Raymond Koh?

Raymond se hizo creyente en Jesús cuando era adolescente. Le encantaba servir al Señor. Su amor por Dios y por la música le llevó a escribir canciones de adoración. Una de las que escribió fue 'Ku Mau Cintai Mu (Quiero amarte)', la cual se compuso originalmente en malayo, y luego se tradujo al inglés. "El pastor Raymond escribió canciones en el idioma local para que los creyentes nativos pudieran alabar a Dios con ellas", dice Bobby, que sirvió con el pastor Raymond Koh.

Susanna, la esposa de Raymond, comparte que Raymond era profundamente espiritual. "Siempre dirigía las devociones familiares, tomando su guitarra y tocando una canción de adoración".

Pero si hay algo por lo que el pastor Raymond fue conocido, sería por su compasión por la gente. Su hija Esther recuerda: "Decía que es importante 'perder el tiempo con la gente'; lo que quiere decir que hay que pasar tiempo con la gente, conocerla, porque para él, la gente era la prioridad número uno".

En una ocasión, Raymond paseaba por las calles de Kuala Lumpur y chocó accidentalmente con alguien que le debía dinero. Cuando el hombre vio a Raymond, huyó, y Raymond lo persiguió. Raymond logró detenerlo y le dio un abrazo. Susanna, su mujer, cuenta: "Abrazó a ese hombre y éste se quedó totalmente sorprendido. Raymond le dijo: 'No te preocupes por el dinero, no te preocupes, sólo quería saber cómo estás'".

Un amigo íntimo de Raymond, Sri Ram, dice: "Al provenir de un entorno familiar humilde, Raymond comprendía las necesidades de los pobres y los marginados. Cualquier cosa que se le ocurriera realizar en favor de las comunidades marginadas, Raymond la asumiría".

Esa compasión llevó a Raymond a fundar Harapan Komuniti (Comunidad de la Esperanza), una organización benéfica que trabaja con los desfavorecidos de todas las comunidades, independientemente de su raza y religión. Entre estas personas se encuentran los enfermos de VIH/SIDA, los drogadictos en rehabilitación, las madres solteras y sus hijos, y las personas sin hogar.

Sin duda, esta es solo una parte del legado que el pastor Raymond ha dejado a la iglesia en la iglesia y sociedad malaya. Un legado lleno de amor y compasión por los más desfavorecidos salpicado por el gozo de las alabanzas que aún hoy, son cantadas por los creyentes de todo el país.

Aunque aún se desconoce su paradero físico, sus acciones continúan hablando por sí mismo y lo seguirán haciendo durante mucho tiempo.