Aquel fatídico día de febrero de 2018, combatientes pertenecientes a la facción de Boko Haram de África Occidental, secuestraron a más de 100 estudiantes, en su mayoría musulmanas. Un mes después, todas las supervivientes, excepto una, fueron liberadas. Como Leah Sharibu se negó a convertirse al islam, la mantuvieron en cautividad.

Desde entonces, ha pasado sus 15, 16 y 17 cumpleaños en cautividad. El 14 de mayo Leah cumplirá 18 años. Sin noticias de ningún avance en su liberación, sus familiares y amigos se preguntan: ¿han olvidado Nigeria y el mundo a Leah?

Aunque esto fuera así, la realidad es que Dios nunca la ha abandonado y nunca la abandonará ya para ella es también la promesa que Dios le hizo a Israel en una ocasión en la que sus circunstancias eran realmente terribles:

¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti. He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida. 

Isaías 49:15

Un amigo de la familia, el reverendo Gideon Para Mallam, dijo a Puertas Abiertas en una entrevista: "Creo que es seguro decir que Leah está viva. Pero el silencio de sus captores y del gobierno federal no es en absoluto bueno. De hecho, no ha habido ninguna noticia oficial sobre Leah en este último año, ni por parte de sus secuestradores, ni por parte del Gobierno Federal de Nigeria. El silencio es preocupante... Los padres merecen ser informados por el gobierno, al menos de forma encubierta. Pero no estamos recibiendo nada de eso".

Jo Newhouse*, portavoz del trabajo de Puertas Abiertas en el África subsahariana, comentó: "Comprendemos que las negociaciones sobre rehenes no llaman la atención de los medios de comunicación. También entendemos que los gobiernos suelen callar sus esfuerzos debido a la discreción que exige la sensibilidad de este asunto. Sin embargo, puede haber mucha más comunicación hacia las familias de los cautivos, y por eso Puertas Abiertas ha estado instando al gobierno a crear un puesto con el único propósito de mantener un enlace activo con las familias y un canal abierto y accesible con los traumatizados padres de los rehenes."

En medio del silencio ensordecedor, el último año ha sido angustioso para su familia, Nathan, Rebecca y su hermano Donald. Pero por muy duro que haya sido, hay motivos para dar gracias al Señor por la respuesta a la oración. Esta familia no ha perdido la esperanza de volver a reunirse con su Leah algún día.

El reverendo Para Mallam dijo a Puertas Abiertas: "Por lo que puedo ver, siguen teniendo la esperanza de que Leah vuelva. Nathan, al igual que Rebecca, sigue esperanzado y animado. Lo que quiero destacar es que toda esta experiencia no ha quebrado su espíritu. Me alegro mucho de ello, porque hemos estado orando y trabajando constantemente para que eso no ocurra. Tenemos que sostenerlos en la oración, para que su espíritu no se rompa.”

"Hemos visto algo terrible con los padres de las niñas de Chibok que fueron secuestradas en 2014. Después de dos años vimos a varios de esos padres morir de angustia. Simplemente no podían soportar eso. No pudieron encontrar a sus hijas. Y murieron. Las madres murieron. Los padres murieron. Así que es un milagro que Dios sostenga a Leah, Natán, Rebeca, Donald y al resto de la familia. Este también es un punto de oración muy importante, oremos para que Dios les dé valor para seguir esperando en Él".