"Cuando era niña, buscaba a Dios… empecé a rezar cinco veces al día", dice Nailya. "Este deseo de conocer a Dios, de saber quién es, estaba en mi corazón desde muy joven."

Un día Nailya sintió la necesidad de visitar a una mujer cristiana en su pueblo. "Sentí un extraño deseo de ir a esta señora, Samira*. Había oído de otras personas que Samira y su marido se habían convertido en cristianos. En mi corazón los odiaba por traicionar al Islam, la verdadera religión. Por eso no quería ir, pero por alguna razón sentía que debía ir. Durante un servicio Dios me dijo: 'Yo soy el Camino y la Verdad para ti'. En ese momento entendí que Dios respondía a la oración que había estado haciendo desde mi infancia."

Fue el comienzo de un ciclo de persecución que se repetiría muchas veces. "Cuando llegué a la fe, Dios cambió mi vida. Iba en una dirección, pero Dios me hizo girar en la dirección opuesta", dice Suhrob, el marido de Nailya. "Trabajé como barbero y mucha gente vino a mi salón. Después de ser salvo, empecé a compartir el evangelio con mis clientes. Varias personas comenzaron a perseguirme por esto".

"Nuestros propietarios nos echaron de nuestra casa. Así que alquilamos otra casa, y otra vez nos echaron. Y otra vez, y otra vez... Luego encontramos una pequeña casa que pudimos alquilar. Al lado de la casa había un salón de belleza y empecé a trabajar allí. Un día compartí el evangelio con unos hombres, que fueron a un grupo de musulmanes locales y dijeron que estaba predicando sobre Jesús. Así que después de la oración musulmana, una multitud de gente vino al salón y quería golpearme con piedras. Y otra vez nos echaron de nuestra casa y volví a perder mi trabajo."

Nueve veces la pareja y sus hijos se vieron obligados a mudarse y cambiar de trabajo debido a su fe. "Fue una época muy difícil para nosotros", dice Suhrob.

Después de vivir en diferentes lugares durante años, Suhrob y Nailya consiguieron su propio apartamento. Pronto fundaron una iglesia en su casa, cosa que es ilegal en este país de Asia Central, y tuvieron éxito en compartir el evangelio con otros.

"Pero en la aldea en la que crecimos, no había nadie que pudiera servir como misionero", comparte Nailya. Así que la pareja decidió valientemente dejarlo todo - su apartamento, su trabajo, una buena educación para sus hijos - y volver a su aldea natal para servir. Terminaron viviendo en una habitación de cuatro por seis metros, con cuatro hijos, durante varios años.

"Fue muy difícil para nosotros cuando nos mudamos al pueblo. Porque además de vivir en una casa pequeña, sentíamos la presión de la comunidad musulmana y de nuestros vecinos. Un día estaba llorando por eso y recé junto con Samira. Dios nos dio una palabra: que tendría una casa y recibiría todo lo necesario para sobrevivir. Y que la gente vendría a nuestra casa, como al Arca de Noé, y encontraría la salvación. Como todos los del Arca de Noé se salvaron".

A lo largo de los años, Suhrob y Nailya comenzaron iglesias en casas en múltiples pueblos de la región, y mucha gente aceptó el evangelio y se convirtió en cristiana. Pero en su propia aldea, durante nueve años nadie llegó a la fe. La persecución que experimentaron fue difícil, pero hoy en día, la familia vive en una gran casa con un gran jardín en su ciudad natal.

"Mi casa es realmente como un Arca. Todas las personas que vienen a nuestra casa reciben apoyo en oración y consejo de parte de Dios. Si no han escuchado el evangelio, escuchan sobre Jesús y encuentran la salvación. Algunos de nuestros parientes a veces dicen en broma: 'Tienes que poner un cartel en el techo de tu casa que diga 'centro de rehabilitación', porque recibes a mucha gente y los ayudas a todos'." Concluye feliz nuestra hermana.