Alertas de Oración China | 16 febrero 2022
Una «reunión para tomar té» que se convirtió en 13 horas de prisión
El pastor Timothy pasó 13 horas en la cárcel por el único crimen de ser cristiano.

 

 

Durante los últimos días, China ha venido haciendo un ejercicio de fuerza mostrando al mundo su grandeza a través de los Juegos Olímpicos de Invierno. Sin embargo, esta importante celebración también ha supuesto un aumento de la vigilancia contra los cristianos, aumentando así la contra persecución a la iglesia.

En cualquier lugar del mundo, una invitación a pasar una tarde tomando té suele provenir de amigos y familiares; en China es la misma policía la que suele realizar este tipo de llamadas de atención a los creyentes, quienes saben qué les espera: un interrogatorio severo y una serie de indicaciones sobre cómo debe comportarse la iglesia.

En el caso de Timothy, la última vez que fue citado para «tomar té» pasó 13 horas encarcelado sin más razón que su fe cristiana.

«En su afán por hacer cumplir la ley, la han infringido. Evidentemente, no saben que es ilegal detener a un mayor de 60 años, sin motivo y durante más de 6 horas» argumentó en su defensa este pastor de una zona rural, mostrando valentía y conocimientos sobre la ley. De hecho, las autoridades no tuvieron más remedio que liberarlo.

Curación en la prisión

Las 13 horas de encarcelamiento no fueron en vano. La estancia del pastor en aquel lugar sirvió como testimonio del poder de Dios, dejando admirados a policías y reclusos.

En el encarcelamiento conoció a un joven acusado por robo que había sido privado de alimentos desde el día anterior. Conmovido, el pastor compartió su comida y cena con el joven, además de hablarle sobre la palabra de Dios.

«La Biblia dice que quien roba deje de hacerlo y que trabaje con sus manos, y que Dios será su proveedor. Espero que puedas encontrar arrepentimiento en lo profundo del corazón y puedas venir a Jesús», le dijo.

En ese momento el joven comenzó a experimentar un fuerte dolor de cabeza que llevó al pastor a arrodillarse y orar por sanidad a Dios. Sin embargo, recibió una amonestación por parte de los guardias, que le ordenaban dejará de hacer aquello, pues es una práctica prohibida en el centro de detención.

«La oración le ayuda. Si este dolor empeora tendrán que llevarlo al hospital, solo les estoy ahorrando problemas» contestó audazmente Timothy hasta que el dolor de su compañero desapareció.

Sin palabras

En otra ocasión, el pastor fue sometido a una investigación que le exigía revelar datos privados de otros creyentes, a lo que se negó con la valentía que lo caracteriza. Sin embargo, ofreció el número de líderes, afirmando que ellos estarían dispuestos a asumir la responsabilidad de los asuntos de la iglesia.

Además, cuestionó a las autoridades sobre las acciones que tomarían ante las necesidades de los creyentes en caso de tener su información: «¿Los ayudarán? ¿Los visitarán cuando estén enfermos? En caso de muerte, ¿les llevarán ropa y cubrirán los gastos funerarios?»

Con su respuesta dio muestra de sabiduría y gracia, reflejando su compromiso por defender a los seguidores de Jesús.

«Si alguien se acerca a nosotros le serviremos de la mejor manera, pero jamás negaremos nuestro mensaje ni pondremos el peligro a nuestros hermanos con tal de protegernos. Jesús no es un delito. Por eso tenemos tranquilidad y seguimos trabajando con todo el corazón. Si no defendiésemos nuestra fe no tendríamos miedo, pero lo hacemos y es entonces cuando somos fuertes y valientes» dice.

¿Por qué y cómo está aumentando la persecución en China?

A medida que crece la economía e influencia de China, también lo hace el nacionalismo y la ideología socialista que establece a la religión como un desestabilizador al país. En consecuencia, la persecución se intensifica.

El país ocupa la posición número 17 en la Lista Mundial de la Persecución, escalando 26 puestos en tan solo cuatro años.

En 2018 las normas religiosas del país se modificaron, estableciendo la prohibición de que menores de 18 años asistan a una iglesia. De nuevo en 2020 se revisó la norma, reduciendo aún más la libertad religiosa; esto ha empeorado con la pandemia. Recientemente se acaba de celebrar el 100 aniversario del Partido Comunista Chino.

«La mayoría de las iglesias en locales han sido cerradas» explica Peony, colaborador de Puertas Abiertas en China. «Ahora se reúnen en casas, pues el 80% de las iglesias han sido obligadas a reducir sus grupos».

Dios abre puertas

Las iglesias se han visto afectadas de muchas maneras, sobre todo porque la predicación debe ser supervisada por el estado.

Los creyentes menores de 30 años son los que más han sufrido los efectos de la persecución, pues nunca antes habían sufrido tal hostilidad. Por ello, Puertas Abiertas trabaja a través de colaboradores locales para formar líderes jóvenes, y también capacita a colaboradores para adaptarse a diferentes necesidades.

Peony comenta que, aunque la persecución pretende alejar a los jóvenes de la religión, Dios seguirá abriendo puertas para que la próxima generación no se pierda. Pide que durante los Juegos Olímpicos los creyentes del mundo ayuden con sus oraciones, pues marcarán la diferencia y fortalecerán a los creyentes en China.

Artículos relacionados


ORA

Ora por fuerza, sabiduría y protección para aquellos creyentes que, durante los Juegos Olímpicos de Invierno, se ven sometidos a una mayor vigilancia.
Ora por fortaleza para los cristianos de China y por prosperidad en medio de la persecución.
Ora para que las autoridades reconozcan el valor que la comunidad cristiana tiene para el desarrollo del país.

UNA ORACIÓN POR LA IGLESIA CHINA

Señor, te doy gracias por testimonios como el de Timothy, que se mantiene firme en su fe a pesar de la opresión. Te ruego que le guardes, a él y al resto de tus hijos, para que permanezcan en ti. También te pido que cambies los corazones de los líderes chinos, para que reconozcan el verdadero valor de la comunidad cristiana. Amén.