Noticias 01 marzo 2021
Un informe de la ONU alerta del deterioro de los Derechos Humanos en Sri Lanka

Un nuevo informe de la ONU advierte que la impunidad, la incitación al odio y la militarización del gobierno en Sri Lanka, están amenazando los derechos humanos.

 

 

Desde el final del conflicto militar, hace 12 años, Sri Lanka ha hecho muy poco para resolver las injusticias cometidas por las partes combatientes durante la brutal guerra civil que duró 30 años, dijo la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en el informe del mes pasado al Consejo de Derechos Humanos.

Aunque en 2015 se tomaron algunas medidas positivas para enfrentar el pasado y fortalecer las instituciones democráticas, "los acontecimientos desde noviembre de 2019 han revertido esa dirección y, en cambio, amenazan con volver a los patrones de discriminación y a las violaciones generalizadas de los derechos humanos experimentadas en décadas pasadas", dijo.

Destacó el aumento de la militarización del gobierno y cómo los nuevos nombramientos incluyen a altos funcionarios que han estado "implicados en presuntos crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad durante los últimos años del conflicto".

Altos funcionarios del gobierno, incluido el presidente, también han empezado a utilizar "retórica y símbolos etnonacionalistas y mayoritaristas", favoreciendo a la población mayoritaria budista cingalesa, en detrimento de las comunidades minoritarias de Sri Lanka, dijo Bachelet.

"Las comunidades étnicas y religiosas minoritarias son dejadas de lado y excluidas en ese discurso oficial, y a menudo son percibidas y tratadas como una amenaza", escribió en el informe.

En su primer discurso desde su elección en noviembre de 2019, el presidente electo Rajapaksa anunció que "protegería la cultura y el patrimonio cingalés y proporcionaría patrocinio estatal para salvaguardar la moral, y las formas tradicionales."

"Esto puede utilizarse fácilmente como justificación para que los monjes radicales y las turbas de las aldeas no sólo actúen contra los musulmanes, sino también contra los cristianos, con el fin de proteger el tradicional triángulo budista", según la investigación de Puertas Abiertas en su informe sobre Sri Lanka.

Para los grupos budistas de Sri Lanka, se trata de la batalla por preservar el modo de vida cingalés reflejado en el "triángulo" del templo, la aldea y el lago, es decir, la agricultura y el riego. "Nada más debe entrar en este triángulo; cualquier cosa del exterior se ve con recelo", dice el informe de Puertas Abiertas.

Vulnerables

Si bien la mayoría de los cristianos de Sri Lanka pertenecen a la iglesia católica, ampliamente reconocida y aceptada, "las iglesias no tradicionales son frecuentemente objeto de ataques por parte de la comunidad local circundante, a los que se suman, y con mayor frecuencia, los monjes budistas y los funcionarios locales, con exigencias de cierre de sus iglesias, que consideran ilegales", según el informe de Puertas Abiertas.

Los comentarios de académicos y líderes católicos, que etiquetan a las comunidades no católicas de sectas, no han hecho más que aumentar la presión. El arzobispo de Colombo, Malcolm Ranjith, respondiendo a las acusaciones de conversiones forzadas por parte de la iglesia católica, se distanció de "las personas que se autodenominan pastores y que han surgido como hongos en diferentes lugares."

"El gobierno debería investigar quiénes son estas personas, por qué están aquí, de dónde obtienen estos fondos y por qué intentan crear discordia religiosa en este país entre las diferentes comunidades", dijo.

Sus comentarios son algunos de los que se han hecho virales en las redes sociales, y los líderes cristianos no católicos están especialmente preocupados por el efecto que la desinformación puede tener en las comunidades religiosas rurales de las aldeas de fuerte tradición budista cingalesa. Han comenzado a difundir información para concienciar y corregir la desinformación.