Noticias Afganistán | 21 diciembre 2021
«Sólo pienso en sobrevivir»
Desesperación para los refugiados de Afganistán

 

 

Miles de afganos abandonan su país cada día, buscando la forma de sustentar a sus familias y encontrar un lugar seguro lejos de los talibanes.

En agosto, el grupo militante islamista talibán tomó el control del país, provocando un éxodo de personas por temor a sus vidas debido a su fe, sus conexiones con organizaciones extranjeras, el antiguo gobierno y grupos de derechos humanos. El colapso de la economía empeoró una situación ya de por sí desesperada, haciendo que huyeran a países vecinos como Irán y otros.

Más de 700.000 afganos han sido desplazados internamente sólo este año, mientras que decenas de miles han abandonado el país. Cuando son capturados, muchos de ellos son devueltos. La agencia de la ONU para los refugiados informa de que las deportaciones desde Pakistán, Irán y Tayikistán están aumentando.

«Todos los días, personas procedentes de Afganistán cruzan a nado el río y se esconden en los campos y los juncos», dijo a Puertas Abiertas una fuente local que vive en la zona fronteriza de uno de los países vecinos. «Los guardias fronterizos los encuentran y los devuelven.  Sabemos que hay refugiados afganos en nuestra capital y en otras ciudades y no tenemos ni idea de cómo han llegado hasta aquí. Pero están, y se esconden para que la policía no pueda devolverlos».

«Nuestra situación es desesperada», dijo Zabi, una joven cristiana afgana cuyo nombre real se mantiene en reserva por razones de seguridad, a un colaborador de Puertas Abiertas en uno de los países vecinos. Consiguió huir de Afganistán junto con su madre, y están pasando dificultades. Con dinero en su cuenta bancaria, pero sin poder acceder a él, Zabi no puede encontrar comida, ropa extra o pagar el alquiler del apartamento en el que se alojan.

Aunque tienen un visado, éste expira pronto. «Estoy orando para poder salir de este país e ir a un lugar seguro», dijo. «Puede que tenga que esconderme o que me deporten a Afganistán. Puede que me maten si eso ocurre».

En Afganistán, las mujeres de las minorías religiosas, incluidas las cristianas, son especialmente vulnerables bajo el régimen talibán. Zabi correría un riesgo aún mayor porque ha trabajado para una organización internacional en el ámbito de los derechos humanos. Y mientras miles de afganos considerados en peligro bajo el régimen talibán fueron rescatados por las fuerzas internacionales antes de que se marcharan en agosto, a Zabi le tocó salvarse a sí misma.

«Me siento sola y desesperada», dice. «He trabajado para esas organizaciones internacionales durante años y ahora no me ayudan. ¿Qué se supone que debo hacer? Me siento deprimida si soy sincera. Sólo puedo pensar en sobrevivir. ¿Cómo vamos a vivir mi madre y yo?».

Los colaboradores de Puertas Abiertas están apoyando a Zabi y a su madre con dinero para la comida y el alquiler, así como con ánimos y oraciones.

Artículos relacionados


ORA

Ora para que la ayuda humanitaria pueda llegar y ser repartida sin problemas entre aquellos que la necesitan.
Ora para que Dios abra una puerta a Zabi para que ella y su madre puedan estar seguras.
Ora para que nuestros colaboradores tengan más oportunidades de ayudar a la gente, a través de proyectos de alfabetización y generación de ingresos, así como con la apertura de pequeñas tiendas.

UNA ORACIÓN POR AFGANISTÁN

Señor, gracias por guardar la vida de Zabi y su madre. Te pido que las sigas protegiendo, y que las guíes para saber a dónde deben dirigirse. Te pido por todos aquellos que sufren, para que la ayuda humanitaria pueda llegar hasta ellos sin problemas y ser un bálsamo para ellos. También te pido que ayudes a los colaboradores de Puertas Abiertas a continuar sirviendo a aquellos que están pasando por dificultades. Amén.