Noticias Bangladés | 04 julio 2021
Niña cristiana es violada cuando regresaba a casa

Sukla, de 14 años, fue violada por un hombre hindú cuando, tras un evento cultural cerca de casa, decidió volver sola porque tenía sueño. Cuando regresaba, aparecieron tres hombres que le taparon la boca y la llevaron a la fuerza a un campo desierto.

 

 

Los creyentes en Bangladesh que provienen de un trasfondo musulmán o hindú son a menudo objeto de persecución. Y las formas de violencia difieren según sean hombres o mujeres. Para los hombres, suelen ser palizas, pero a las mujeres, una de las formas más espantosas utilizada es la violación. No sólo la mujer víctima sufre el trauma, sino también toda la familia de la iglesia, ya que los agresores se aprovechan de la vulnerabilidad de los hombres como padres para proteger a sus hijas. Acabamos de recibir noticias de esta persecución y pedimos sus oraciones por la víctima, su familia y la iglesia.

Una noche, Sukla había ido junto con su familia a un evento cultural cerca de su casa. Pero hacia las once de la noche, decidió volver sola a casa porque tenía sueño. De regreso, aparecieron de repente tres hombres. Le taparon la boca y la llevaron a la fuerza a un campo tranquilo y desierto.

Uno de los tres hombres es conocido por Sukla. «Le llamaba tío Suresh (nombre ficticio) porque tenía la misma edad que mis padres. Le rogué que no me violara, pero se negó a escucharme», dijo llorando.

Su familia, inicialmente no quería revelar el incidente a otras personas por la mala reputación que traería a ella y a la familia. También tendría un impacto negativo en su futuro, por lo que guardaron silencio al respecto. Pero el violador conocía esta debilidad y exigió una gran cantidad de dinero a la familia.

Eso obligó a Sukla a denunciar en la comisaría local. Suresh fue detenido por violación, pero no los otros dos hombres que le ayudaron. Parece que la policía había aceptado sobornos para excluir sus nombres.

Desde que el incidente se dio a conocer en el pueblo, las cosas han cambiado para Sukla. Cada vez que sale de casa, los aldeanos se burlan de ella y se mofan. También se enfrenta a muchas situaciones embarazosas y preguntas inesperadas.

«Nos preocupa lo que le pueda pasar cuando vuelva a las clases. De momento, debido a la crisis de COVID-19, está cerrado», dicen sus padres. Temen que se vea sometida a una mayor presión mental si sus compañeros se enteran del incidente. Es hija única y estudia décimo grado (equivalente a 4º ESO).

La familia son creyentes de trasfondo hindú, y no están seguros de las razones de la violación. «Pero existe la posibilidad de que se deba a su conversión a la fe cristiana. Puede ser una especie de venganza por dejar el hinduismo y practicar el cristianismo frente a los hindúes. La familia supone que es así», dijo el hermano Abraham, nuestro colaborador local.

Los líderes de la iglesia local en el pueblo están ayudando a la familia a afrontar la situación. Nuestros colaboradores locales mantienen contacto regular con estos líderes y con la familia, orando y animándoles a mantenerse fuertes en su fe.

Artículos relacionados