Noticias 03 agosto 2021
«Mis perseguidores me defendieron»: Dios cambió los corazones por la obediencia y paciencia de un joven soldado

Adil* estaba dispuesto a rechazar condiciones cómodas y comida, ropa abrigada y una posición privilegiada en su unidad militar por su fe. Incluso estaba listo para ser enviado a una remota zona montañosa y ser terriblemente golpeado por el nombre de Jesús. Luego, gracias a su paciencia, Jesús cambió las actitudes de quienes lo rodeaban.

 

 

El joven creyente Adil aceptó a Jesús durante su infancia, cuando sus padres abandonaron su fe islámica tradicional y se hicieron cristianos. Se bautizó a la edad de 14 años. Sus padres estaban entre la primera generación de creyentes cristianos convertidos en Asia Central después del colapso de la Unión Soviética, mientras que Adil es uno de los creyentes más jóvenes.

En 2018, a la edad de 18 años, Adil se unió al ejército del estado para participar en su servicio militar y fue enviado a convertirse en miembro de las tropas de élite, la guardia presidencial, que estaba en otra parte del país.

Adil llevó su Biblia a su unidad militar. Oraba y leía la Palabra todos los días. Pronto, cuando otros soldados lo vieron leyendo la Biblia, descubrieron que era cristiano. A partir de ese momento, comenzaron a oprimir y humillar a Adil, considerándolo un traidor a su fe islámica nacional.

Los oficiales de la unidad interrogaron a Adil sobre su fe cristiana e intentaron obligarlo a renunciar a Jesús. Adil se negó, lo humillaron y golpearon. A cada soldado se le dio un día libre a la semana, excepto a Adil.

La presión creció: a Adil le quitaron su teléfono movil y solo pudo conectarse con sus padres a través de cartas de papel. Uno de los oficiales revisaba todas sus cartas y, a veces, no las enviaba a la familia de Adil, sino que las tiraba a la basura.

«Necesitaba oraciones para soportar todas las dificultades»

Los colaboradores locales de Puertas Abiertas en esa área supieron que Adil estaba en la unidad del ejército en su ciudad, y un grupo de creyentes de la iglesia fue a visitarlo. Después de la reunión en la unidad, el pastor pidió a los oficiales que dejaran a Adil ir a su casa para el próximo festivo (que sería un domingo). Adil asistió al servicio dominical y compartió en la iglesia sobre su situación en el ejército. Todos los miembros de la iglesia oraron por él.

Adil compartió ese día: «Estoy muy feliz de encontrarme con hermanos y hermanas aquí en esta ciudad. Pasé meses muy duros, me sentí aislado y solo, pero después de este servicio dominical me siento animado. Siento unidad con la iglesia». El miembro de la iglesia decidió visitar a Adil de vez en cuando, para proporcionar un ministerio de presencia que lo ayudara a superar el período difícil de su servicio militar.

Más tarde, cuando el líder de la iglesia volvió a visitar al joven cristiano en su unidad militar, le dijeron que Adil estaba en un hospital. El líder fue a ver a Adil en el hospital y vio una imagen triste: el chico tenía la mandíbula rota y muchas otras heridas. Resultó que los otros soldados lo golpearon brutalmente por su fe.

Mientras el joven soldado se encontraba en el hospital, el oficial de los servicios de seguridad acudió a Adil para averiguar el motivo y las circunstancias del incidente. Adil no se quejó, como compartió más tarde con el líder de la iglesia que lo visitó en el hospital: «Dudé si era correcto contarle al oficial de seguridad sobre el incidente y quién realmente me golpeó. Oré para pedirle sabiduría a Dios para saber cómo comportarme en esta situación. Por un lado, es bueno castigar a los atacantes para prevenir este tipo de casos en el futuro. Pero, por otro lado, difícilmente detendría las "reglas del ejército" y, en el entorno del ejército, si me quejaba se consideraría cobardía y debilidad».

«Después de orar sentí paz y parecía que había tomado una decisión. Cuando el oficial volvió, no le expliqué los detalles del incidente: por qué, cómo y quién me golpeó».

«Sabía que los médicos me arreglarían la mandíbula, pero necesitaba oraciones para soportar todas las dificultades, por mi fe, paciencia y fidelidad». Adil le pidió al líder de la iglesia que orara por él, y toda la iglesia oró también.

«No puedo cambiar mi fe en Jesús por nada»

Y las oraciones realmente eran necesarias. Después de que Adil dejó el hospital, la presión no se detuvo. El joven creyente fue enviado a una zona montañosa muy remota con un clima severo y una unidad militar con malas condiciones. Esto parecía un castigo por su conversión.

El oficial de Adil, un musulmán muy convencido, invitó a Adil a su tienda en una ocasión y lo invitó a una cena muy agradable con alcohol. El oficial insistió en que Adil bebiera vodka, pero él se negó rotundamente. Resultó que el oficial había llamado deliberadamente a Adil para darle un ultimátum: podía tener las mejores condiciones, la mejor habitación y comida, y la protección de ese oficial, si Adil renunciaba a Jesús. De lo contrario, el oficial dijo: «Haré todo lo posible para que su vida aquí sea imposible».

El oficial incluso prometió que si Adil renunciaba públicamente a su fe y regresaba al Islam, el oficial sacrificaría un cordero en su honor. Hubo muchas amenazas y promesas. Pero el joven cristiano respondió: «No puedo cambiar mi fe en Jesús por nada».

Esto enfureció al oficial. A Adil se le ordenó que se desnudara y luego lo echaron de la tienda en ropa interior y descalzo. Era finales de otoño, que estaba helado y ventoso en ese lugar montañoso alto. Adil pasó casi dos horas caminando alrededor de las tiendas, orando a Dios.

Dos horas después, uno de los soldados salió y vio a Adil, desnudo y con frío; llamó a los otros soldados y fueron a la tienda del oficial, donde este oficial se estaba emborrachando.

Esta vez, los soldados que golpearon al cristiano dos meses antes se pusieron del lado de Adil. Dijeron que sabían todo sobre la fe de Adil en Jesucristo y que nunca antes habían conocido a un soldado tan justo y honesto. Este oficial respondió con palabras obscenas y los echó fuera a todos.

Los soldados tomaron la ropa de Adil y lo ayudaron a vestirse. Lo llevaron a su tienda, le dieron una manta para calentarlo, además de comida y té. Adil compartió más tarde: «Fue una respuesta tan poderosa a mis oraciones y las de otras personas por mí de Dios, por lo que estoy muy agradecido: mis perseguidores me defendían y cuidaban a pesar del peligro de ser castigados por el oficial. Tuve que pasar horas terribles, pero como resultado pude ver cómo Dios cambió sus corazones».

Testigo de Cristo

Ese incidente cambió la posición del joven soldado cristiano, y el resto de su tiempo en el ejército fue mejor. Ese oficial fingió que no pasó nada, no quería lidiar con la resistencia de todos los soldados en la unidad militar, lo que también fue una respuesta poderosa a las oraciones de todos por Adil.

El pastor local compartió: «Nosotros en nuestra iglesia estábamos muy animados por el testimonio de Adil cuando nos visitó después de terminar su servicio militar. Dios lo protegió y tocó los corazones de sus atacantes. Seguimos orando por él después de que estuvo en el hospital, ¡pero no sabíamos cuán maravillosa sería la respuesta!»

Ahora Adil es un estudiante en una universidad para futuros oficiales y va a visitar a sus padres en las vacaciones. Los profesores y otros estudiantes conocen su fe cristiana, pero nadie lo persigue. Lo respetan como un estudiante diligente, así como una persona honesta y amable.

Adil compartió que puede ver que su llamado de Dios en el futuro es ser su testigo en el ejército. «Me gustaría convertirme en un ejemplo de cómo un hombre puede ser un cristiano fiel y al mismo tiempo ser un oficial del ejército».