Noticias Myanmar | 27 septiembre 2021
Iglesias atacadas en Myanmar en medio de una escalada de violencia

La iglesia Bautista de Thantlang ha sido el último blanco de la escalada de violencia en el país que está colocando a las iglesias cristianas como objetivo de ataques por parte de los militares.

 

 

Una iglesia del estado de Chin, en el oeste de Myanmar, fue alcanzada por la artillería militar disparada deliberadamente contra la propiedad de la iglesia en un intento de sofocar la resistencia en el país.

La iglesia bautista del municipio de Thantlang fue alcanzada en un ataque en la noche del 14 de septiembre. Aunque el edificio resultó dañado, no se registraron víctimas.

El ataque parece ser una represalia por un ataque anterior a un puesto militar por parte de grupos de resistencia locales en el que murieron 12 soldados.

La violencia obligó a más de 1.800 personas a refugiarse en los pueblos vecinos y al otro lado de la frontera, en la India, según grupos de ayuda citados por la UCAN.

El ataque a la iglesia de Thantlang es el último de una serie de asaltos a iglesias por parte del ejército.

«El Tatmadaw [ejército de Myanmar] está desestabilizando el país, golpeando a la gente y a las propiedades de las iglesias cristianas, matando a civiles desarmados y pacíficos e incendiando aldeas y casas», dijo a Fides un cristiano de la aldea después de que el ejército ocupara y destruyera su iglesia. «Estamos realmente desconcertados», dijo.

En junio, los líderes eclesiásticos del estado oriental de Karenni denunciaron ataques militares contra al menos ocho iglesias.

La sangrienta represión en curso ha dejado a las minorías religiosas étnicas de Chin y otros estados aún más vulnerables.

En junio, Puertas Abiertas y otras 25 organizaciones de libertad religiosa publicaron una declaración en la que expresaban su preocupación por la opresión de las minorías religiosas del país.


Escalada del conflicto

Tras el golpe de estado militar del 1 de febrero, Myanmar entró en crisis. Cuando los ciudadanos de todo el país salieron a las calles a protestar, las fuerzas de seguridad respondieron con violencia. Hasta el momento, al menos 1.105 personas han muerto en las zonas urbanas, más de 6.500 han sido detenidas y aproximadamente 176.000 personas han sido desplazadas dentro del país.

En respuesta a la violencia, varios grupos armados étnicos, que llevaban décadas luchando por la independencia, unieron sus fuerzas con grupos de resistencia locales, lo que ha provocado una escalada del conflicto.

«El país se está deslizando hacia una guerra fratricida que lo lleva a la ruina», ha declarado el Instituto de Asuntos Chinos, con sede en la India, en un comunicado enviado a la Agencia Fides, añadiendo que los ataques a las iglesias constituyen una violación de los derechos humanos, así como del derecho internacional humanitario.

Artículos relacionados