Historias India | 01 julio 2022
«Jesús lo es todo para mí»

Mehr enfrentó la persecución violenta con valor y gracia.

 

 
En la democracia más habitada del mundo, la persecución contra los cristianos es brutal, sistematizada y continúa intensificándose; los creyentes son atacados en todos los frentes. Con el apoyo de su familia en Cristo, los cristianos de la India se mantienen firmes con una fe inconmovible.

Mehr, una joven creyente india de poco más de 20 años, lleva un elegante pañuelo rojo con estampado de hojas doradas que le cubre su cabeza. Coloca sus manos sobre su regazo y sonríe. Hay un jarrón con flores blancas sobre la mesa cerca de la ventana, y junto a él, tiene su Biblia. Fuera, el sol de la tarde brilla a través de las hojas de un árbol y baña la habitación de luz.

Mehr

Encontrando a Jesús en la India

Mehr vive con sus padres, ya mayores, y dos hermanas. Ella creció como hindú, en una familia hindú, dentro de una comunidad hindú. Sin embargo, Mehr había vivido siempre con una enfermedad crónica y no encontraba sanidad ni paz a través de su religión.

Un día, su tío le invitó a una reunión de iglesia. Durante la reunión, escuchó por primera vez el Evangelio y deseó conocer a Jesús. Un tiempo después, su madre y hermanas escucharon la Palabra de Dios también a través del pastor, y la familia completa entregó su vida a Cristo.

«Llegué a conocer a Jesús como el verdadero sanador —el Dios viviente—y le entregué mi vida», cuenta Mehr.

  

«Dios puso una cosa en mi corazón: No temas, porque yo estoy contigo». 

Pero decidir seguir a Jesús en la región donde vive Mehr conlleva un riesgo significante. Los cristianos que abandonan el hinduismo, la fe tradicional de India, se encuentran en situación de conflicto con sus amigos, vecinos e incluso los líderes del pueblo.

A menudo se percibe a los cristianos como traidores y se les acusa de traer malos augurios al pueblo por enfadar a los dioses hindúes. Además, también se acusa a las personas como Mehr, que viven en zonas empobrecidas, de convertirse al cristianismo ilegalmente a cambio de dinero. 

«Cuando aceptamos a Jesús, las personas de nuestra comunidad nos acusaron de haber aceptado dinero para convertirnos en cristianos. Nos aislaron, nos hicieron comentarios obscenos a mi hermana y a mí, y nos reprocharon estar involucradas en actividades ilegales. Utilizaban constantemente palabras abusivas y se burlaban de nosotras. Fue muy doloroso», cuenta Mehr.

 Los rumores en la comunidad eran ineludibles:

  • Mehr y su familia están yendo a la iglesia...
  • Han abandonado a los dioses hindúes. Alejaos de ellas
  • Se ha cambiado de religión. Debe estar haciéndolo por dinero

«Sus palabras fueron dolorosas en aquel momento, pero mi inexplicable gozo en Cristo superaba toda la oposición. Los perseguidores no se habían encontrado con Jesús. Yo creí y oré que pudiesen experimentar a Jesús de la misma forma que nosotras lo habíamos hecho», añade Mehr.

Ora con Mehr
  • Ora por la curación física de Mehr, para que se recupere de las heridas causadas por el ataque.

  • Ora para que Mehr sea sal y luz en su comunidad, sirviendo a Jesús con valor y alegría.

  • Ora para que los cristianos perseguidos de toda la India se mantengan firmes y que su fe continúe siendo inconmovible.


Cuando el odio se convierte en violencia

Después de una reunión de oración, los vecinos pararon a la madre y hermana de Mehr en la calle. Esta vez los furiosos comentarios se convirtieron en violencia física, y comenzaron a golpear a su madre y hermana. Mehr lo vio desde la distancia y corrió a rescatarlas, pero también empezaron a atacarla a ella. Los ojos de Mehr se llenan de lágrimas mientras cuenta lo que ocurrió: 

Una oración por Mehr
Señor, te doy gracias por la valentía de Mehr y su familia, por mantenerse firmes frente a una violencia tan brutal. Te pido por la recuperación completa de Mehr, que Tú la restaures en espíritu, alma y cuerpo. También que ellos puedan continuar firmes en la fe, y compartir las Buenas Nuevas con aquellos que no te conocen. Hago extensiva esta oración a todos los cristianos de la India. Amén.

«Me golpearon sin piedad e intentaron estrangularme con un trapo. Quedé inconsciente y un viandante llamó a una ambulancia. Estaba herida, sangrando y tenía varias lesiones».

Cuando Mehr se despertó, estaba en el hospital y vio a su madre y hermana, junto a su cama, tenía el cuerpo ensangrentado y la ropa destrozada. «Estás en estado crítico», dijo su madre. Tardó un momento en comprender dónde estaba.

Durante el tiempo que estuvo en el hospital, Mehr luchó contra la ansiedad. ¿Por qué sus vecinos la habrían atacado con tanta crueldad? ¿Cómo iba a enfrentarse a ellos? Se sintió desesperada e incluso contempló la posibilidad de quitarse la vida.

«Tras el incidente, quedé en estado de shock y aturdida», cuenta Mehr. «No era consciente de lo que me rodeaba; todo se derrumbó en mi vida. Me debilité. Perdí mi trabajo. No hablaba con nadie y siempre estaba tumbada en la cama. Tenía miedo constante a que los agresores volvieran a por nosotros. Experimentaba ataques de ansiedad y pánico cada vez que recordaba el ataque».


Pero su madre y su hermana la animaron a través de las Escrituras y trabajaron muy duro para levantarle el ánimo, recordándole la esperanza que tiene en Cristo. Le recordaron el Salmo 23: «…porque Tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento».  

Mehr testifica: «Es cierto que estaba destrozada y aplastada, incapaz de entender todo lo que estaba pasando, pero cuando mi hermana o mi madre oraban conmigo me revitalizaba y fortalecía con la Palabra de Dios. Así que, poco a poco, empecé a fortalecerme en la oración, leyendo la Biblia y escribiendo mis pensamientos a Dios en forma de canciones».

Opresión incesante

Section Image

«Aunque se presentó una denuncia contra nuestros agresores, no se les detuvo ni se les interrogó y se les dejó libres porque tienen una posición influyente en la comunidad», comparte Mehr. «Incluso mientras nos recuperábamos del terrible incidente, los agresores nos amenazaban constantemente con palabras abusivas».

Y la persecución no acabó ahí. Los perseguidores de Mehr llegaron a sobornar a los médicos del hospital, diciéndoles que dejaran de atender a Mehr porque era cristiana. El soborno funcionó. «Las enfermeras no acudieron a mi tratamiento y dejaron de atenderme», dice Mehr. Esta experiencia traumática aumentó su ansiedad y le confirmó a Mehr que la persecución podía seguirla a cualquier parte.

Los colaboradores de Puertas Abiertas se enteraron del incidente y ayudaron a Mehr a pagar sus facturas médicas y a trasladarse a otro hospital, uno en el que los cristianos eran bienvenidos, para poder continuar con su crítico tratamiento.

«Este tipo de injusticia no debería cometerse contra nadie, ya sean cristianos o no», afirma Mehr.

Sanidad y esperanza

«Cuando estábamos en el hospital, no teníamos dinero para el tratamiento. Pero en cuanto los colaboradores de Puertas Abiertas se enteraron de mi situación, Dios los envió como ayudantes divinos. Vuestro ministerio pagó mis facturas del hospital. Así que doy gracias al Dios todopoderoso por vosotros. Por desgracia, cuando ocurrió el incidente, todos perdimos nuestros trabajos. Pero vosotros seguís ayudándonos y apoyándonos con alimentos y todas nuestras necesidades», añade Mehr.

Cada oración y donativo ayuda a comunicar un mensaje crucial a los cristianos indios: No estáis solos.

Puertas Abiertas sigue ayudando a Mehr y a su familia a recuperarse del trauma del ataque, pero por toda la India, los cristianos como Mehr y su familia necesitan urgentemente ayuda para pagar las facturas médicas en caso de sufrir ataques, ayuda alimentaria cuando pierden su trabajo debido a la discriminación, ayuda legal, discipulado, formación y, a veces, incluso viviendas seguras para escapar de los extremistas. Y cada oración y donativo ayuda a comunicar un mensaje crucial a los cristianos indios: No estáis solos. 

«Estoy tan agradecida a mi Dios. Ciertamente, me ha consolado a través de su bondadosa ayuda. Cuando todo parecía oscuro, vuestras oraciones nos levantaron. Puedo atestiguar y afirmar que los planes de Dios son buenos y no para mi mal, y cada circunstancia me guía hacia un futuro y una esperanza en Cristo. El plan de Dios para mi vida es grande, y seré utilizada para su gloria. Jesucristo lo es todo para mí», dice Mehr.

Mehr también pudo asistir a un taller de preparación para la persecución de Puertas Abiertas. Ella ha compartido audazmente su testimonio en el seminario y ha tocado a muchos con su inquebrantable fe en Cristo. «Cuando me ocurrió este ataque, no fue fácil superarlo, pero Dios puso algo en mi corazón: No temas, porque yo estoy contigo».

117 €
podrían brindar formación sobre persecución a 20 creyentes
DONA AHORA

Mehr ha pasado por muchas situaciones a pesar de su corta edad, pero su fe es fuerte y está decidida a ser una luz para Cristo en la India, cueste lo que cueste.

«El plan que Dios tiene para mi vida es grande. Seré utilizada para la gloria de Dios. Jesucristo lo es todo para mí», dice Mehr. «Muchas gracias por animarme a seguir adelante con mi vida. Sin duda, mi copa rebosa de bendiciones. En nombre de mi familia, que Dios os bendiga a todos».