Noticias Bangladés | 10 agosto 2022
Dos cristianos secuestrados y amenazados en Bangladés
Nur y Afzal son conocidos por distribuir Biblias y predicar el Evangelio

 

 

Para Nur Alam, de 38 años, y Afzal Hosen, de 35, ambos creyentes de trasfondo musulmán, Cristo fue lo mejor que les pasó. Por ello, lo que más deseaban era compartir su fe con la gente de su entorno distribuyendo Biblias y literatura cristiana. Recientemente, ambos experimentaron los desafíos de la persecución en Bangladés.

El 23 de julio de este año, Nur Alam fue secuestrado por fundamentalistas islámicos. «Dos desconocidos vinieron a mi casa y me pidieron que los siguiera porque su jefe quería hablar conmigo. Rápidamente me secuestraron. Grité pidiendo ayuda, pero nadie podía oírme», dijo Nur.

El 25 de julio, Afzal Hosen también fue secuestrado e interrogado con las mismas preguntas: «¿Por qué dejaste el islam y te convertiste al cristianismo? ¿Cuánto dinero recibiste de la iglesia para convertirte?»

Las respuestas de los cristianos incomodaron a los secuestradores, que les ordenaron volver al islam. «Si vuelves, te daremos un nuevo trabajo y una nueva casa para que empieces de nuevo tu vida», dijeron. Nur rechazó las promesas y eligió seguir a Jesús. Entonces dijeron: «Si no renuncias a tu fe, te mataremos y nadie encontrará tu cuerpo. Después mataremos a tu esposa y a tu hijo».
 

Firmes en Jesús

A pesar de las aterradoras amenazas, Nur se mantuvo firme en su fe y siguió eligiendo a Jesús. Los delincuentes encerraron a Nur durante 30 horas sin comida, agua ni lugar para dormir. Quedó débil física y mentalmente, pero su fe lo mantuvo firme.

«Imaginaba las caras de mi esposa y mi hijo, pero tuve esperanza y confianza en Dios para que me proteja».

Nur Alam

«Me pasé toda la noche orando, pidiéndole al Señor que me trajera sano y salvo a casa. Imaginaba las caras de mi esposa y mi hijo, pero tuve esperanza y confianza en Dios para que me proteja. Se dieron cuenta de mi fe en Jesús y de que esa estrategia no estaba funcionando. Así que me dejaron ir y me dijeron que no debía contarle a nadie lo que me había pasado», dijo Nur Alam.

Preparado para cualquier situación

Lo mismo ocurrió con Afzal. «Cuanto más demostraba que estaba seguro de mi fe en Jesús, me repetían que estaba haciendo algo equivocado y que debía dejar de convertir a otras personas. Les respondí que podían matarme, pero que no podrían hacerme dudar de mi fe. Estaba preparado para cualquier situación y estaba seguro de lo que hacía», dijo Afzal.

Los extremistas lo llevaron a una casa en el desierto, donde lo encerraron en una habitación inmunda sin comida, agua ni cama durante 24 horas, luego le soltaron bajo las mismas amenazas de que no podía contar lo que había sucedido.

Los familiares de Nur y Afzal quedaron atemorizados, sin saber si los dos volverían a casa. Fueron la iglesia local y el pastor quienes ayudaron, ya que no sabían a quién más recurrir. El pastor no tardó en reconocer al grupo y amenazó con denunciar el secuestro si los cristianos no eran liberados. Al día siguiente, Nur y Afzal volvieron a casa.

 

65 €
podrían proporcionar ayuda alimentaria de emergencia a una familia de cristianos perseguidos.
DONA AHORA
Mantente al día
Recibe las últimas noticias y conoce cómo ser parte de la respuesta.
SUBSCRÍBETE AHORA

Artículos relacionados


ORA

Ora por Nur y Afzal, para que sean completamente sanados del trauma sufrido y para que Dios los guarde.
Ora para que Dios les dé sabiduría a la hora de predicar el Evangelio y enfrentar a los extremistas.
Ora para que Dios guarde también a sus familias y a los creyentes en la región.

UNA ORACIÓN POR LOS CRISTIANOS DE BANGLADÉS

Señor, te doy gracias por el ejemplo de creyentes como Nur y Afzal, dispuestos a todo por seguirte. Te pido que sanes sus heridas, los guardes y les des sabiduría para continuar con su ministerio. Te pido que también guardes a sus familias y al resto de creyentes en la región. Amén.