Historias como la de Saed nos deben animar a seguir orando y apoyando a la iglesia perseguida con el principal objetivo de asegurar que la iglesia siga presente en los lugares menos comunes e incluso hostiles al Evangelio. Si el resultado de ello es reconciliación o más persecución, Dios decidirá conforme a su plan perfecto.