Cuando Rikiya se enteró de que su aldea estaba siendo atacada cogió a sus hijos y huyó dejando su casa y las pocas posesiones que tenía atrás. Rikiya y sus hijos pasaron dos meses en una aldea vecina hasta que supieron con seguridad que podían volver a su casa sin sufrir ningún tipo de ataque.

Cuando Rikiya volvió a su aldea tuvo que enfrentarse a la dura realidad. Lo había perdido todo.

"Volver no fue fácil para mí. Mi marido ya no estaba con nosotros y Boko Haram acababa de atacar mi aldea. Estaba traumatizada" dice Rikiya entre lagrimas.

Gracias a Dios Puertas Abiertas pudo proveer a Rikiya de ayuda postraumática, además de concederle un micropréstamo con el que Rikiya pudo recuperarse y sostener económicamente a su familia.

"Vosotros sois los que habéis traído esperanza de nuevo a mi vida y me estáis sanando. De verdad, si no fuera por el micropréstamo que recibí para poder comprar estas cabras, no se como lo podría haber hecho" nos cuenta Rikiya.

La vida de Rikiya está llena de pérdida, sufrimiento y llanto. Sin embargo, por encima de todo esto, ella ha podido ver como Dios ha estado cerca de ella. Tu apoyo ha traído esperanza y un nuevo futuro a su vida. Dios ha usado tus oraciones y tu apoyo para mostrarle a Rikiya que Él no le había abandonado.

Hoy Puertas Abiertas te da la oportunidad de escribir directamente a Rikiya. Tus palabras de ánimo y aliento pueden seguir marcando la diferencia en su vida, recordándole que no está sola, sin importar la dificultad a la que se enfrente.

NORMAS IMPORTANTES:

  • Haz llegar tu carta o cartas a la dirección de Puertas Abiertas España.
  • No menciones a Puertas Abiertas.
  • Si escribes una postal, envíala en un sobre sin la dirección de Puertas Abiertas en la propia postal.
  • Escribe tu nombre, pero no tu domicilio.
  • No critiques a los grupos armados, al Gobierno, al sistema judicial o a los líderes políticos.
  • No envíes dinero ni hagas propuestas de ayuda.
  • Intenta escribir en inglés o traducir tu carta al inglés, ya que Rikiya no entiende español.
  • RECOMENDACIONES:
  • Las tarjetas de felicitación, las ilustraciones o dibujos de los niños y las postales suelen funcionar muy bien.
  • Sé breve y escribe con claridad.
  • Se alentador e incluye 1 o 2 versículos de la Biblia.
  • Muestra sensibilidad, no te centres en la difícil situación del destinatario ni compartas las bendiciones de tu vida en tu país.