La vida en Turquía es extremadamente difícil para esta familia. Como miles de refugiados iraníes en Turquía, son personas con pocos (o ningún) derechos como ciudadanos. Es difícil encontrar trabajo; un nuevo idioma; y tampoco saben qué sucederá más adelante. Pero, aún en medio de estas batallas, el gozo que tienen en Cristo sobrepasa toda situación.

Taher ha podido perdonar a las personas que le interrogaron y no está resentido por el tiempo que pasó en prisión o cómo lo trataron los servicios secretos. «Encontré la verdadera libertad en el tiempo que pasé en prisión con Jesús», comenta.

Taher también espera que los pequeños mensajes que escribió en aquellas paredes de la celda sigan ahí para alentar a otros prisioneros a buscar a Jesús y entregarle todo.

Cuando se le preguntó si valió la pena perder todos sus bienes materiales, su hogar, trabajo, amigos y familiares, y dejar su país, Donya comparte: «Jesús lo merece todo. En mi opinión, todavía no hemos pagado el precio


NORMAS IMPORTANTES:

  • Escribe en inglés. Estos creyentes no hablan español.
  • Haz llegar tu carta o cartas a la dirección de Puertas Abiertas España o utiliza el formulario que encontrarás abajo en el que podrás enviarnos una fotografía de tu carta.
  • Si utilizas el formulario online asegúrate de que la imagen final que nos envías tiene calidad suficiente para leerse sin problemas.
  • No hables sobre el islam.
  • No menciones a Puertas Abiertas.
  • No hables sobre Israel.
  • Si escribes una postal, envíala en un sobre sin la dirección de Puertas Abiertas en la propia postal.
  • Escribe tu nombre, pero no tu domicilio.
  • No critiques a los grupos armados, al Gobierno, al sistema judicial o a los líderes políticos.
  • No envíes dinero ni hagas propuestas de ayuda.

RECOMENDACIONES:

  • Las tarjetas de felicitación, las ilustraciones o dibujos de los niños y las postales suelen funcionar muy bien.
  • Sé breve y escribe con claridad.
  • Sé alentador. Puedes incluir 1 o 2 versículos de la Biblia en el idioma de Hajaratu (puedes usar un traductor).
  • Muestra sensibilidad. No te centres en la difícil situación del destinatario ni compartas las bendiciones de tu vida en tu país.