Saghar encontró su asiento en el avión, con su pañuelo en la cabeza holgadamente alrededor de su cabeza y sus manos moviéndose inquietas en su regazo. Mientras, su nombre se oía a través del altavoz del aeropuerto una y otra vez. Trató de obligarse a sí misma a levantar la cabeza para mirar por aquella pequeña ventana y echar un último vistazo a su país de origen, Irán. Pero el miedo la paralizó. Si el servicio secreto la atrapaba, podría terminar en una de las infames cárceles de Irán.

No sería seguro revelar mucho sobre la antigua iglesia en casa de Saghar. Pero lo que podemos decir es que la iglesia atravesó unida sus pruebas. No creían las mentiras que les decían los oficiales: que ya no tenían derecho a reunirse más o que Saghar los había traicionado. «Lo primero que quieren los servicios de seguridad es desunirnos», explica Saghar, «pero permanecer juntos realmente nos ayudará en estos tiempos. La unidad es esencial para el crecimiento.»

Saghar enfatiza que una historia de huida milagrosa no significa que aquel suceso no la marcó: el primer año en su nuevo país tuvo la misma pesadilla cada noche, una pesadilla sobre la redada. Y esa es solo una de las muchas cicatrices que aquello le dejó.

Ahora tienes la oportunidad de hacerle llegar unas palabras de ánimo.

NORMAS IMPORTANTES:

  • Escribe en inglés. Estos creyentes no hablan español.
  • Haz llegar tu carta o cartas a la dirección de Puertas Abiertas España o utiliza el formulario que encontrarás abajo en el que podrás enviarnos una fotografía de tu carta.
  • Si utilizas el formulario online asegúrate de que la imagen final que nos envías tiene calidad suficiente para leerse sin problemas.
  • No hables sobre el islam.
  • No menciones a Puertas Abiertas.
  • No hables sobre Israel.
  • Si escribes una postal, envíala en un sobre sin la dirección de Puertas Abiertas en la propia postal.
  • Escribe tu nombre, pero no tu domicilio.
  • No critiques a los grupos armados, al Gobierno, al sistema judicial o a los líderes políticos.
  • No envíes dinero ni hagas propuestas de ayuda.

RECOMENDACIONES:

  • Las tarjetas de felicitación, las ilustraciones o dibujos de los niños y las postales suelen funcionar muy bien.
  • Sé breve y escribe con claridad.
  • Sé alentador. Puedes incluir 1 o 2 versículos de la Biblia en el idioma de Hajaratu (puedes usar un traductor).
  • Muestra sensibilidad. No te centres en la difícil situación del destinatario ni compartas las bendiciones de tu vida en tu país.