FIN DE CAMPAÑA: 30 de noviembre de 2018

Después de cuatro años de conversaciones a puerta cerrada, el acuerdo final entre el Gobierno de Colombia y las FARC todavía trae muchas disensiones entre la población. Colombia está entrando en una nueva era donde el ambiente de triunfalismo se está generalizando. Sin embargo, en contraste con este sistema de triunfalismo, han aumentado los cultivos de coca, las luchas contra fuerzas militares continúan y se han intensificado las persecuciones hacia las iglesias cristianas. 

En las zonas rurales de Colombia, la persecución a pastores y cristianos está tomando una nueva forma: los perseguidores actuales no son conocidos y sus uniformes no tienen identificación, pero los campesinos de la zona dicen que los que los llevan puestos son los mismos individuos del pasado reciente, solo que con otro nombre. Y los aldeanos temen que los que habitualmente cometían hechos violentos ahora tengan más poder todavía, con un partido político legal que los apoya y defiende.
Esta campaña para escribir a los cristianos perseguidos está dirigida a los pastores y sus congregaciones en las regiones del Guaviare, Tibú, El Tarra, Tumaco y Arauca. Estas regiones han sufrido un incremento de la violencia incluso después de los acuerdos de paz, y de la disidencia de las FARC, los grupos armados ilegales y del fin de los diálogos con la guerrilla.

Normas de seguridad para escribir:

  • El plazo de esta campaña es hasta el 30 de noviembre de 2018
  • No menciones a Puertas Abiertas.
  • Si escribes una postal, por favor envíala en un sobre sin la dirección de Puertas Abiertas en ella. 
  • Escribe tu nombre, pero no tu domicilio.
  • No critiques a los grupos armados, al Gobierno, al sistema judicial o a los líderes políticos.
  • No envíes dinero ni hagas propuestas de ayuda.
  • Haz llegar tu carta o cartas a la DIRECCIÓN DE PUERTAS ABIERTAS y nosotros las haremos llegar a través de nuestros contactos locales.

Recomendaciones:

  • Se aprecian tarjetas de felicitaciones, manualidades para niños y postales. 
  • Escritura clara.
  • Cartas alentadoras y que incluyan uno o dos versículos de la Biblia
  • Sé sensible: no te enfoques en la difícil situación del destinatario ni en la libertad de la que disfrutas tú en tu país. 
  • Envíanos tu carta a la dirección de Puertas Abiertas que aparece en la última página (contraportada)