El pasado 15 de enero, Puertas Abiertas presentó la nueva Lista Mundial de la Persecución (LMP) 2020. La lista, publicada de forma anual, ha dejado datos globales como el de los 260 millones de cristianos que sufren persecución solo en los 50 primeros países de la lista.

De forma más específica, el informe nos deja con las cifras de 3.711 cristianos encarcelados o arrestados sin un juicio justo, 9.488 iglesias o edificios cristianos atacados o 2.983 cristianos asesinados.

De estos 2.983 cristianos, al menos 1.350 han ocurrido en Nigeria.

¿Qué está sucediendo en el país africano que explique el número tan alto de asesinatos?

Islamismo radical

Durante años, los grupos islámicos radicales como el Boko Haram, el Estado Islámico del África Occidental o los Ganaderos Fulani, han causado estragos en la población cristiana de Nigeria. Esto se debe al proceso de islamización forzada que se vive en Nigeria, al igual que sucede en muchos otros países del África Subsahariana. En este contexto, los grupos más conservadores, radicales y violentos de ideología musulmán utilizan métodos basados en la violencia, la destrucción y el acoso para expandir el islam por el territorio en el que realizan sus actividades.

Hasta hace poco, en Nigeria, este proceso de islamización ocurría a nivel provincial. Sin embargo, el tiempo ha evidenciado como la presencia del presidente Muhammadu Buhari ha potenciado e incrementado visiblemente esta problemática a nivel nacional. De un modo sutil pero efectivo, el clima de impunidad instaurado por el gobierno ante los ataques de los extremistas islámicos permite que estos sigan actuando sin consecuencias ningunas.

Violencia como seña

Aunque los números de los cristianos atacados y asesinados obtenidos por la LMP 2020 han experimentado un significable descenso con respecto al año pasado, debemos entender que hay diversos factores en juego que han producido este cambio y ninguno de ellos es la mejora de la situación de la persecución en el país:

  • Las tácticas violentas de los ganaderos Fulani, han sufrido variaciones con respecto a los últimos tiempos. En vez de asaltar comunidades cristianas como venían haciendo anteriormente, han puesto más énfasis en los secuestros con rescate y en los bloqueos de carretera. Esto les permite ser más efectivos y obtener mayor rendimiento económico.
  • Durante el período analizado, el equipo de investigación ha sufrido dificultades excepcionales para contabilizar todos los incidentes y recoger datos para la LMP2020.

La realidad es que la violencia de los ganaderos Fulani ha incrementado de manera exponencial. Sorprendentemente este grupo es 6 veces más mortífero que otras organizaciones terroristas como el Boko Haram.

Respecto a este último grupo, la situación es un tanto surrealista. El gobierno considera que el Boko Haram está derrotado y que sus actividades han sido paralizadas. Sin embargo, militantes de esta agrupación siguen atacando comunidades cristianas junto con el Estado Islámico del África Oriental.

Aparte de los 1.350 cristianos asesinados, y de los 1.804 cristianos atacados durante el período de análisis, se han contabilizado también miles de ataques a negocios y tiendas regentadas por cristianos. Muchas de estas personas se han visto obligadas a cerrar sus negocios debido a la violencia, y es que no tienen ninguna garantía de seguridad ante estos ataques.

La gran variedad de agentes y grupos que presionan y persiguen a los cristianos en este país, junto con la reciente pasividad del gobierno nigeriano, provoca una situación que coloca a Nigeria como el país con más cristianos asesinados de toda la Lista Mundial de la Persecución. Muchos de estos cristianos que no sufren violencia directa, pero residen en zonas donde la persecución actúa, deben enfrentarse a la discriminación por parte de sus familias y sus comunidades, a la prohibición de vivir su fe con libertad o a la desigualdad generalizada en aspectos como el acceso a la educación, la búsqueda de empleo, o la provisión de recursos básicos. Miles de cristianos se enfrentan a estas circunstancias cada día en Nigeria.

Los analistas estiman que, si la situación de Nigeria sigue desarrollándose de la misma manera, habrá un momento en el que la mezcla explosiva de los diferentes agentes de la persecución cree una situación caótica en la que no podrá identificarse de forma particular a cada uno de los elementos que causan persecución. Esto podría transformar al país por completo y convertirlo en un estado donde la violencia islámica extremista estuviera completamente arraigada en la cultura del país, dando lugar a un territorio completamente hostil para los cristianos de todo el territorio.

Orando por Nigeria

La situación de Nigeria es tan compleja y requiere un cambio a tantos niveles que es necesario una intervención milagrosa que pueda trastocar el rumbo actual del país de forma completamente radical. Como Compañeros de Oración tenemos fe en que nuestras oraciones pueden marcar la diferencia. Oremos por la iglesia perseguida de Nigeria. Por aquellos cristianos que han perdido seres queridos en los ataques y por aquellos que han sido desplazados debido a los ataques de los extremistas islámicos. Oremos por un cambio profundo en la sociedad de Nigeria, un cambio que afecte a todos los niveles y todas las esferas de la vida del país. Oremos para que el amor de Dios pueda manifestarse en las vidas de cada uno de los cristianos de Nigeria, a pesar del sufrimiento y la persecución, y que muchos puedan conocer a Cristo a través de ellos.