En diciembre de 2020, Zin Kyaw acepto a Jesús como su Salvador, siendo bautizado al poco tiempo. A partir de entonces, su vida fue transformada radicalmente; dejó el alcoholismo y se propuso ser un buen discípulo de Jesucristo. El pastor Joshua se encargó de discipularle.

Mientras tanto, en su aldea, de trasfondo budista, cuando las autoridades locales supieron esto comenzaron a presionar a Zin Kyaw y a su familia. Al poco tiempo, Zin Kyaw tuvo que abandonar la aldea.

Para esta comunidad, abandonar el budismo es considerado una traición a su gente y a su religión. De esta forma, la conversión de un budista al cristianismo supone una vergüenza para la familia y para todo el pueblo.

Las autoridades de la aldea amenazaron a los padres de Zin Kyaw para que lo llamasen y le hiciesen saber que no aprobaban la decisión que estaba tomando, así como que, si no regresaba a su aldea, toda la familia sería severamente castigada.

Al enterarse de la noticia, Zin Kyaw optó por volver. Él supo que, si se negaba a hacerlo, su familia sufriría las consecuencias. El pastor Joshua le consiguió transporte para regresar a su aldea, manteniendo la esperanza de que permanecerá firme en la fe.

Aquello sucedió en febrero. Desde entonces, no hemos tenido noticias suyas. 

¿Nos ayudas con tu oración?