Lo que en nuestro contexto habría sido motivo de celebración pública, en Vietnam tiene que llevarse a cabo a escondidas, por lo que, debido a las posibles consecuencias, Nhung y su familia comenzaron a asistir a la iglesia y a tener comunión con otros creyentes de forma clandestina.

Sin embargo, durante la última semana de agosto, las autoridades locales descubrieron la conversión de la familia y automáticamente les forzaron a renunciar a su fe. A pesar de esto ellos se mantuvieron firmes y rehusaron negar su fe en Cristo. Estos cristianos habían sido testigos del cambio que Dios había realizado en sus vidas desde su conversión, y no estaban dispuestos a volver atrás.

Nhung era un funcionario del gobierno de su ciudad, sin embargo, debido a las leyes de Vietnam aquellos que desempeñen estos cargos deben ser miembros del partido comunista y no pueden estar afiliados ni relacionados con ninguna religión. Nhung no negó su fe, por lo que se le retiró su membresía del partido y perdió su empleo.

La familia se encuentra en una situación desesperada debido a las circunstancias que están atravesando. Además de todo lo mencionado anteriormente existe la posibilidad de que se les exilie de su aldea si continúan profesando su fe.

Como compañero de oración es nuestra oportunidad de poder acompañar a esta familia de Vietnam en estos momentos de dificultad. Tu oración es imprescindible.