Ashgar de 43 años, que había sido adicto a las drogas, pudo cambiar su vida gracias a un encuentro con Jesús. En el proceso conoció a Mohammadreza de 53 años y a otros cristianos que habían experimentado problemas similares de adicción.

El 13 de septiembre de 2018, agentes de la inteligencia Iraní entraron por la fuerza en sus casas, arrestando a ambos cristianos junto a otras personas que estaban con ellos en el momento. Ashgar fue interrogado durante tres días, pasando la mayor parte del tiempo con los ojos vendados, para luego ser trasladado a la prisión de Eghlid dónde estuvo 8 días más.

Ashgar, Mohammadreza y otro cristiano detenido fueron citados a una audiencia en el Tribunal Penal de Eghlid el 18 de abril de 2019, acusados de propaganda contra la República Islámica. El juez se negó a permitir que Ashgar hablara y le advirtió que estaba siendo vigilado y que debía comprometerse a detener todas las actividades cristianas antes de otra sesión de la corte.

El 22 de septiembre, se anunció la decisión de que cada uno de ellos se enfrentaba a una condena de seis meses de prisión, apoyándose en el artículo 500 del Código Penal del país.

Aunque Ashgar y Mohammadreza han presentado un recurso a fecha de 24 de septiembre, su situación a corto plazo es incierta. Además Ashgar se enfrenta a problemas de salud potencialmente graves.