Giang* y su esposa aceptaron a Cristo como su Señor y Salvador hace ya más de un año. Recientemente, durante el tiempo de confinamiento impuesto, debido a la pandemia del Covid-19, la pareja aprovechó la oportunidad para compartir el Evangelio con sus padres, otros familiares y algunos de sus vecinos.

Sin embargo, las acciones de Giang y su esposa enfurecieron a la comunidad, lo que causó que el pasado 5 de mayo una turba de familiares furiosos y aldeanos fuera a su casa demandando que negaran a Cristo o les expulsarían de la aldea. Cuando la pareja intentó explicarse y mostrarles como el amor de Dios había cambiado sus vidas, los aldeanos se volvieron histéricos y comenzaron a gritarles.

Debido a esto, Giang, su esposa y sus tres hijos han tenido que buscar refugio en la casa de un miembro de la iglesia que vive en otra aldea. Sus familiares y los vecinos no les permitieron llevarse ninguna de sus pertenecías más allá de la ropa que llevaban puesta.

La intención con esto es que esta familia sufra de hambruna y finalmente cedan, nieguen a Cristo y supliquen por volver a la aldea.

Nuestros hermanos de Vietnam necesitan oración, para que cada día puedan confirmar la decisión de seguir a Cristo cueste lo que cueste.