Un líder religioso musulmán había sido detenido tras unas declaraciones públicas criticando una propuesta de ley que tiene objetivo eliminar el extremismo musulmán más radical. Tras su arresto, se desencadenaron disturbios que acabaron con la quema de una iglesia cristiana.

El Imán encarcelado llamó a la calma: “Todos los que me apoyan deben dejar de causar el caos en la ciudad, el islam no recomienda eso.”

Sin embargo, la realidad en Níger es que, aun siendo un país constitucionalmente secular, el islam es la religión mayoritaria. Los enfrentamientos y los ataques contra los cristianos son algo bastante común en un estado que se encuentra actualmente en el número 52 de lista mundial de la persecución.

Níger se ha enfrentado a numerosos desafíos para la libertad religiosa, en 2015 por ejemplo tras la publicación de los dibujos satíricos del profeta Mahoma en el medio francés Charlie Hebdo, diez personas fueron asesinadas en disturbios manifestaciones en contra de los cristianos. En esos mismos altercados varias iglesias fueron destruidas en la capital, Zinder.

La semana pasada el grupo terrorista Boko Haram secuestró a una mujer y amenazaron a los cristianos de la aldea que atacaron obligándolos a huir. Gracias a Dios la asociación cristiana de Níger pudo intervenir y encontrar refugio para las personas desplazadas en la ciudad de Diffa. En otro ataque las fuerzas de seguridad consiguieron neutralizar la amenaza de un ataque suicida a una iglesia en la ciudad de Diffa.

Respecto al incidente del pasado sábado, fuentes cercanas a Puertas Abiertas informaron que otras iglesias habían sido identificadas como objetivos por los manifestantes.

En 2017, el ministerio del interior reunió a todos los ulemas o eruditos religiosos de un país laico de África Occidental, en su inmensa mayoría musulmanes, para discutir el tema. El gobierno adoptó un proyecto de ley a finales de abril, diciendo que había una “ausencia total de normas”; con respecto al culto en Níger, mientras que las tendencias fundamentalistas y extremistas iban en aumento. “Para evitar los riesgos de abusos en otros países... es vital que el Estado se dote de los medios para controlar las prácticas en la esfera religiosa”, añade la declaración.

El Parlamento todavía tiene que votar a favor del texto antes de que se convierta en ley. Puertas Abiertas sigue investigando los detalles del proyecto de ley.