Este cristiano de trasfondo musulmán fue secuestrado por la autoproclamada “Legión Sham”, un grupo extremista asociado con las fuerzas armadas turcas. Los hechos ocurrieron en la aldea de Jaqmaq, situada en la frontera con Turquía.

Según las fuentes locales, un grupo de hombres armados se personaron en la casa de Radwan justo después de que su mujer falleciera. Su difunta esposa había aceptado a Cristo en su corazón antes de morir y rechazado el islam. Debido a esto los hombres armados impidieron que Radwan pudiera darle una sepultura digna al cuerpo de su mujer. Tras esto fue secuestrado y llevado a un centro de detención, donde se encuentra encarcelado bajo el cargo de apostasía. Debido a la gravedad de los cargos existe la posibilidad de que Radwan sea ejecutado.

Nuestro hermano en la fe necesita nuestras oraciones más que nunca, acompañémosle en estos momentos de dificultad extrema.