Hace ya una semana que se anunciaron los primeros casos de coronavirus en el continente africano. Como todas las crisis de esta magnitud, los efectos más duros los suelen sufrir los más necesitados. Tristemente este es el caso de muchos creyentes del norte de África.

La mayoría de estos cristianos estaban ya de por sí en una situación delicada debido a la opresión y la persecución que sufrían. Un gran porcentaje de estos cristianos son conversos de trasfondo musulmán por lo que en muchos casos son las familias las que ejercen la persecución.

Debido a la crisis del coronavirus muchos de estos cristianos que pertenecían a una clase media-baja están perdiendo sus empleos. La imposibilidad de ser ayudados por sus propias familias o los gobiernos debido a su condición les deja en una situación de vulnerabilidad evidente. Esto, junto con la escasez de alimentos en las tiendas, está causando una situación de extrema necesidad.

Puertas Abiertas, junto con las iglesias locales están intentado suplir las necesidades de estas personas ofreciendo apoyo cuando sea posible. Sin embargo, la necesidad es grande y los recursos no son suficientes. Por favor ora por nuestros hermanos en el norte de África, para que en medio de esta situación puedan ver la grandeza de nuestro Dios y su nombre sea glorificado.