La situación de Leyla es de extrema gravedad. Su decisión de ser seguidora de Cristo le ha costado todo. Hace unos días su marido musulmán le dijo que la echaría de casa junto a sus 4 hijos si no renunciaba a su fe. Al día siguiente, tras la negativa de Leyla, su marido cumplió con la amenaza.

Ahora Leyla se encuentra escondida por miedo a su marido y sus familiares debido a la situación de hostilidad que se generó a partir de su expulsión ya que los familiares de su marido comenzaron a perseguir a otros cristianos de la vecindad, causando así un gran revuelo en la ciudad.

El alcance de los incidentes ha sido tan grande que incluso ha propiciado que grupos de musulmanes de distintas ciudades se pusieran de acuerdo para perseguir a cristianos de trasfondo musulmán de las regiones colindantes. Justo un día después de la expulsión de Leyla por parte de su marido un grupo de musulmanes violentos atacó a una mujer cristiana, lo que causó una situación de tensión cuando la familia de esta mujer se enteró. Además, muchos cristianos de la zona están empezando a recibir llamadas de teléfono y mensajes agresivos y amenazantes.

Aún estamos a la espera de recibir más detalles de Leyla, pero es evidente que su situación y la de muchos otros cristianos de la zona es de riesgo. Acompañemos a nuestros hermanos en oración.