Desde el 10 de Abril del 2017 el pastor Bahrom Kholmatov ha estado en prisión debido a una falsa acusación de "extremismo religioso". Durante los dos últimos años solo ha podido recibir visitas puntuales de su esposa. El pasado mes colaboradores de Puertas Abiertas pudieron entregarle algunos productos de primera necesidad a través de su mujer. El pastor mandó de vuelta un mensaje de agradecimiento:

"Estoy bien, pero por favor, seguid orando por mí"

La situación tan grave de Tayikistán en cuanto a la libertad religiosa proviene de un sistema post-capitalista en la que el principal agente de la persecución es el gobierno. Las autoridades intentan controlar todos los aspectos de la vida de una persona, incluido su religiosidad. Esta situación sumado a la mayoría musulmana que se vive en el país dificulta muchísimo las cosas a los más de 60000 cristianos que viven allí. Los musulmanes se oponen a que los cristianos puedan hablar libremente del evangelio lo que dificulta que puedan compartir su fe con otros.

Cuando Pablo y Silas estuvieron presos en la cárcel, Dios escuchó sus oraciones y obró el milagro. Demos gracias a Dios porque ha protegido y ha dado fuerzas al pastor Bahrom durante estos dos años en prisión. Sigamos orando para que Dios continúe obrando y renovando la fe del pastor cada día.

Oremos también por la situación general en Tayikistán, para que Dios también pueda obrar el milagro en una sociedad tan reacia a conocerle.