Omar*, un campesino analfabeto del Cuerno de África que conoció a Jesús a través de visiones abandonó a toda su comunidad para ir en pos de su nueva fe. Su hijo, Hassan*, se preguntaba quién era ese Dios de su padre que era capaz de dar poder a un granjero sin estudios para soportar tanta persecución. “No importa lo difícil que fuera la situación o el rechazo que sufría, mi padre seguía agarrado a Cristo” nos cuenta Omar. “Esa forma de vivir me cautivó, era algo que yo quería experimentar. Esa era la vida que quería para mí, ese era el Dios en el que yo quería creer”.

Hassan se convirtió en seguidor de Jesús, como su padre. Lamentablemente eso le trajo las mismas dificultades que ya sufría Omar, un rechazo profundo y doloroso por parte de su familia y su comunidad.

Gracias a la ayuda de un benefactor, Omar pudo asistir a una buena escuela dónde siguió explorando su fe en Cristo, aunque de forma discreta. “Yo quería contarle a todo el mundo que era cristiano, pero temía por mi vida” dice Omar compungido. "Dios hace que sea capaz de soportar este aislamiento. Cuando Jesús murió en la cruz también murió por mí. Ahora veo que cuando una puerta se cierra, Dios abre una nueva. Si pierdo algo ahora, significa que seré recompensado después".

Actualmente Hassan ha terminado sus estudios. Se ha mudado a casa de su padre a la espera de encontrar un empleo. Sobreviven el día a día mediante pequeñas tareas de servicio a otras personas. Tristemente, las cosas no son fáciles para ninguno de los dos, la comunidad les castiga de tal manera que nadie quiere hacer negocios con ellos y esto provoca que deban viajar largas distancias para conseguir provisiones. Para empeorar las cosas, Omar tuvo un accidente mientras trabajaba y se hirió en el brazo, lo cual le causó mucho dolor y frustración. Sin embargo, espiritualmente se sienten más fuertes que nunca y los dos perseveran a la hora de enfrentar cada uno los desafíos que encuentran. Ambos viven dando testimonio como seguidores y discípulos de Jesús en terreno hostil.

Puertas Abiertas está apoyando a ambos y a través de la iglesia local han podido ayudar a Hassan a pagar el coste de sus estudios. El joven, además, ha podido recibir ayuda psicológica para sobrellevar las heridas emocionales causadas por la persecución que sufre. Omar también ha podido recibir ayuda espiritual y física (comida, medicina, refugio, etc.…).  Puertas Abiertas sigue comprometido con estos dos hermanos del cuerno de África apoyándolos en sus dificultades y luchas por causa del evangelio.

*Nombre cambiado por seguridad.