Mindanao ha sido cuna de enfrentamientos entre cristianos y musulmanes durante más de 50 años. Grupos separatistas e independentistas islámicos han alimentado los enfrentamientos ayudándose de la fuerte representación musulmana la cuál llega a ser mayoría en la región sur del país.  

El conflicto ha causado más de 120.000 muertes y aproximadamente 2 millones personas han sido desplazadas. Unos de los episodios más recientes es el asedio a la ciudad de Marawi en el 2017 por un grupo rebelde asociado al estado islámico. Este grupo atentó contra la vida de civiles y tomó como rehenes a más de 100 cristianos. Sin embargo, el asedio de 5 meses marcó un punto de inflexión en un conflicto que parecía no tener solución, y que ha propiciado la creación y aprobación de la “Ley Orgánica de Bangsamoro (BOL)” que establece la autonomía de las zonas de mayoría musulmán mediante la creación de la Región Autónoma Bangsamoro de Muslim Mindanao (BARMM).

Esta legislación garantiza la protección de la libertad religiosa para la minoría musulmán en el país y exige la colaboración de los lideres cristianos de la zona para facilitar la formación del territorio. Los representantes católicos de Mindanao apoyan la implementación de la BOL, la cual ven como un acuerdo de paz clave para el futuro desarrollo de la región más que como un acto legislativo.

Sin embargo, algunos cristianos tienen miedo de que esta autonomía y aceptación desencadene una oleada de enfrentamientos aún mayores. Una trabajadora de la iglesia local en Mindanao comentó a Puertas Abiertas cómo se sentía con respecto a la votación:

“Estoy a favor del BOL, el territorio pertenecía a los musulmanes históricamente. Antes del catolicismo, antes del cristianismo esta era su tierra. Sin embargo, las heridas son muy profundas; De ahí el caos actual. La aprobación podría traer sanidad para sus vidas, pero todo depende de cómo elijan responder”