Dos hermanas del centro norte de Vietnam fueron atacadas y golpeadas por dos aldeanos encolerizados por la fe de éstas en Cristo. El 21 de octubre de 2018, mientras Diep* (40) y Ha* (35) oraban en la casa de la primera, dos hombres de su aldea irrumpieron en la vivienda y dijeron: "¡Creéis en una religión extraña! ¡Deberíais renunciar a vuestra fe!" Pero las mujeres no negaron su fe. Los hombres las atacaron, les dieron puñetazos en todo el cuerpo, las obligaron a inclinarse ante ellos y luego las encerraron en la casa. La tortura duró una hora y algunos vecinos que las oyeron llorar vinieron a rescatarlas. Las hermanas fueron encontradas con heridas en la cabeza, con sus cuerpos magullados y con muchas dificultades para respirar

"Si no rechazan a Dios, enviaremos a alguien para les pegue una y otra vez. Prohibimos que se les lleve al hospital", dijeron las autoridades locales cuando el pastor Bao* (el pastor de las creyentes) llamó a las autoridades locales cuando se enteró del incidente.

Debido a la intensificación del dolor en todo el cuerpo, Diep y Ha decidieron ir a un hospital a cinco horas de su pueblo. Se les aconsejó que se tomaran un largo descanso de sus trabajos diarios para recuperarse completamente, pero sólo unos días después de regresar a su pueblo, Diep fue trasladada de nuevo al hospital debido a la dificultad para respirar que experimentaba.

Aunque fue admitida en el hospital, al que las autoridades locales ordenaron que no las aceptaran, Diep recibió poca atención y el médico la dio de alta de inmediato, ya que dijeron que no había ningún problema con ella. El pastor Bao pidió una receta médica del hospital o cualquier documento que mostrara los resultados de la salud de Diep, pero se le negó. Diep todavía tiene dificultades para respirar y aún cuando camina sólo 15 pasos necesita hacer una pausa para recuperar el aliento.

*Nombres cambiados y ubicación retenida por razones de seguridad.