Recientemente, nuestros colaboradores locales conocieron a Devleena, una mujer cristiana de Nepal de veintitantos años y cuyo marido desapareció hace unos meses. Cuando estuvieron con ella por primera vez, estaba en su noveno mes de embarazo y no contaba con apoyo financiero, al tiempo que su comida escaseaba. Lloró de gozo y alegría cuando el equipo le proporcionó un paquete de alimentos esenciales que le duraría más de un mes en el momento más difícil de su vida.

"Mi marido desapareció hace unos meses. Lo busqué por todas partes, pero todo fue en vano. Ahora vivo con mi madre, que es demasiado anciana para ganar dinero. Antes la mantenía económicamente, pero en esta condición no puedo trabajar.

No teníamos comida, tal era nuestra condición. Pero vosotros os acercasteis a nosotros cuando nadie más podía ayudarme. Ahora tenemos comida que durará muchos días. Muchas gracias a los colaboradores de Puertas Abiertas por venir hasta mi".

Hace unos días Devleena dio a luz a un bebé sano.

Los cristianos en Nepal sufren mucha discriminación y boicot social. A menudo carecen de igualdad de oportunidades en los sistemas de distribución pública y oportunidades de trabajo y son mirados con desprecio por las comunidades locales. Las mujeres como Devleena sufren aún más debido a su pobreza y analfabetismo. 

Puertas Abiertas está enfocada en suplir la necesidad de estos cristianos que están sufriendo enormemente durante este tiempo de pandemia y proporcionarles, al menos, los alimentos esenciales que tanto necesitan.