En algunos de los lugares más recónditos de África, las Religiones Tradicionales Africanas (ATR por sus siglas en inglés) marcan el día a día de muchos individuos, familias y comunidades. Los cristianos que viven en este contexto a menudo sufren persecución por parte de una comunidad que no acepta que alguien pueda dejar atrás ciertos aspectos de su cultura. En estos lugares tan aislados pensar diferente puede costarte la vida.

Este es el caso de los de cristianos de la aldea de Kékékré (a 45min de la capital de Costa de Marfil), los cuales fueron atacados por un grupo de seguidores de estas religiones tradicionales el pasado domingo 31 de mayo. Al parecer la negativa a participar en los rituales sacrificiales que llevan a cabo los seguidores de las ATR fue suficiente para ser atacados.

Varios de los cristianos fueron heridos y algunos incluso tuvieron que recibir asistencia médica. Los detalles del acontecimiento aún son escasos, pero es importante que oremos por nuestros hermanos de Costa de Marfil, que han sufrido esta tragedia tan reciente.