ASIA CENTRAL

El pasado viernes, 21 de abril, Nadina perdió al bebé de 5 meses del que estaba embarazada. Ha sido una situación muy estresante de persecución en su iglesia la que causó que empezase a sangrar y finalmente perdiese al bebé.

Su marido Tammar es el pastor de la iglesia y está liderando una iglesia joven de cristianos uigures, aunque no tienen un registro para poder reunirse como iglesia. Muchos vecinos están contra ellos, así como un policía que vive cerca. En el Domingo de Resurrección se reunieron 20 creyentes y, de repente, los policías irrumpieron junto a dos miembros de la brigada antiterrorista.

Todos los miembros tuvieron que firmar un formulario para certificar que estaban participando de esa reunión ilegal y Tammar recibió una multa de 90 dólares. No quería firmar, pero al final cedió a los consejos de Nadina.

Después de esto, Nadina entró en estado de shock y se sintió muy estresada. La noche del 20 de abril alguien pueso un perro muerto en su jardín, indicándoles que les estaban vigilando. Esto fue demasiado para ella y empezó a sangrar. Un día después, tuvo un aborto no provocado.

Oremos por Nadina. Es muy difícil para ella haber perdido al bebé. Oremos para que reciba la paz y el consuelo del Señor y de su familia y amigos.

Oremos por la iglesia. Según Tammar: “Si esto nos ha sucedido, sabemos que estamos en la buena dirección”. Tammar pudo tomar prestado algo de dinero y otra iglesia le ha ayudado a pagar el total de la multa.

NO MENCIONABLE

Oremos por una familia en un país muy cerrado que no podemos mencionar por razones de seguridad. La generación más mayor de la familia ha estado involucrada en la proclamación del evangelio y el discipulado a cristianos clandestinos. Recientemente, uno de los hijos, Majid* ha tenido una reacción muy extraña y negativa ante las creencias de su familia. Quería que su familia apostatase de su fe y ha estado sufriendo mucha presión y aturdimiento por culpa del extremismo y la violencia que existe en el país. Majid ha tenido un ataque espiritual muy intenso. Los vecinos locales dicen que un ser espiritual se ha apoderado de él y quieren llevarlo a una especie de sacerdote musulmán para que haga un exorcismo. La familia de Majid cree que la oración en el nombre de Cristo es suficiente y confían en que el Señor le sanará. Los médicos no han encontrado nada. Esto nos dice el padre de Majid*: “Su condición es difícil de creer. Estamos muy preocupados. Pero los vecinos no nos dejan estar solos. Mi mujer sospecha que alguien sabe sobre nuestro ministerio cristiano y ha maldecido a nuestro hijo, el cual siempre ha luchado con si su identidad es cristiana o musulmana”. Por favor, oremos por esta preciosa familia al tiempo que buscan la dirección de Dios y su mano sanadora. Oremos también para que este hecho no provoque su salida de la zona en la que están. “Toda nuestra vida hemos sido refugiados y pasado de una ciudad a otra. Ahora queremos quedarnos aquí y servir a esta ciudad con el Kalaam (la Palabra de Dios), es por ello que el diablo nos ha atacado, para que paremos de predicar. Pero no lo haremos”, dice el padre de Majid*.

PAKISTÁN

La situación en Pakistán en relación con la famosa Ley de Blasfemia se está volviendo cada vez más sensible. Ha habido afirmaciones de que existen terroristas que tienen como principal objetivo matar a Aasiya Bibi. Pedimos que se ore por su seguridad y para que los planes de los terroristas se vean frustrados.

En el día de Vienes Santo un grupo de terroristas fueron descubiertos y entre ellos estaba una mujer joven que había sido arrestada e interrogada durante un largo período de tiempo. De manera fría, compartió su “testimonio”, diciendo que había sido reclutada por medio de las redes sociales para unirse a un grupo que partiría hacia Siria. No está claro si volvió de Siria recientemente o hace más tiempo. Su padre defiende que la verdad debe ser conocida por todos, sin embargo, está en shock por cómo su hija, una estudiante de medicina, fue adoctrinada y manipulada.

Sin embargo, está claro que ella estaba en Lahore con el objetivo de cometer un atentado suicida en una iglesia. Lo admite sin ni siquiera pestañear ante la cámara.

Hubo más de un terrorista arrestado y se destapó el complot. Damos gracias a Dios por mantener iglesias y creyentes a salvo de semejante devastación a gran escala.

Poco antes de darse este acontecimiento, un joven musulmán de Mardan (donde Puertas Abiertas se ha involucrado grandemente con la iglesia local), Mahsal Khan, fue asesinado por una mafia enojada cuando se hizo circular un rumor acerca de que el joven había blasfemado.

Esta horrible historia ha puesto atención en la Ley de Blasfemia y los riesgos que esta supone. El miércoles de la semana pasada, en el Punjab, tres mujeres que vestían burkas llamaron a una puerta y pidieron conocer a la mujer de la casa. Cuando se las invitó a entrar en la casa, asesinaron al hombre de la casa, disparándole. Este hombre acababa de volver a Pakistán tras haber sido forzado al exilio durante 10 o más años. Lo habían acusado de blasfemia. Las mujeres eran profesoras de un seminario islámico local. Esperaron a que la policía llegase y se entregaron voluntariamente para ser arrestadas.

A parte de estos, se ha informado de otros casos, y hay padres que están compartiendo sus grandes temores con relación a sus hijos. “Mi hijo tiene un trastorno del habla”, dijo uno de estos padres, un profesor de un centro de formación de nuestros colaboradores de ALIVE. “Hay ciertas palabras que no es capaz de pronunciar. Tengo miedo de que diga alguna cosa que se pueda malinterpretar como una blasfemia. Cada día hay nuevas noticias sobre nuevas víctimas de esta ley viciosa. Nadie ayuda a los cristianos. Los medios de comunicación tan solo ayudan a los musulmanes, haciendo que la amenaza hacia nuestros hijos aumente”.

Continuemos orando por esto durante este 2017, por el poder judicial, la legislatura y las autoridades que gobiernan. Oremos por la paz y que los disturbios no estallen, y que aquellos que hablan representando a los cristianos de Pakistán en países con influencia sean protegidos y puedan conocer a Jesús y seguirle.

Oremos pidiendo sabiduría y claridad, por palabras que puedan decir nuestros hermanos mientras continúan proclamando el evangelio, fortaleciendo a la iglesia y hablando luz en las tinieblas acerca de la gloria de Dios.

TAYIKISTÁN

Oremos por los creyentes de Tayikistán. Desde el 18 de abril, el Gobierno del país y el Ministerio de Asuntos Internos ha aprobado una nueva ley que da a las fuerzas de seguridad el derecho de escuchar conversaciones telefónicas, grabarlas y archivarlas. Además, las redes sociales serán controladas también.

La mayoría de iglesias en Tayikistán son ilegales, así que ahora son todavía más vulberables ya que no podrán conectarse a internet con libertad ni hablar abiertamente por teléfono. Oremos por la seguridad de los cristianos tayikos. Oremos por las autoridades, para que paren de crear leyes que restringen la libertad y los derechos de los ciudadanos.

*Nombres cambiados por razones de seguridad