ASIA CENTRAL

Oremos por el hermano Arsan*. Es un misionero de uno de los países de Asia Central. La situación en el país es muy dura: los cristianos tienen que esconder su fe, especialmente los de trasfondo musulmán, ya que los radicales o incluso su comunidad musulmana podrían matarlos por su fe. También son perseguidos por las autoridades. Durante la semana pasada Arsan fue citado por los servicios de seguridad en dos ocasiones y lo interrogaron sobre su actividad, nombres de personas a las que visitaba allí, lugares donde suelen reunirse. Le advirtieron de que no le dejarán que divulgue el cristianismo en su país. De lo contrario, sería arrestado y deportado. Ahora el misionero y su familias (esposa y tres hijos) están siendo vigilados por los servicios estatales de seguridad y le pide a Dios sabiduría para saber cómo continuar con su ministerio allí. Oremos por Arsan, su familia, por la oportunidad de continuar allí con su ministerio, ya que la gente del país realmente lo necesita. Oremos por su seguridad y por los creyentes locales.

COLOMBIA

En los montañas del norte de Colombia el hermano Julián Malo (24), su esposa Patricia Coronado (28) y el traductor de la Biblia indígena Martín Montero (19) de la comunidad Wiwa han sido arrestados por las autoridades del pueblo indígena de su grupo étnico. En los últimos meses las comunidades de pueblos indígenas han endurecido las políticas de persecución y acoso de las comunidades cristianas. Los hermanos encarcelados son los líderes de una casa de acogida para los indígenas perseguidos, donde los niños crecen en el conocimiento de la Palabra y en una cultura de paz.

Oremos por la fe de nuestros hermanos, por su fortaleza y su integridad física y moral. Los datos sobre la situación aún no son concluyentes, pero seguimos investigando.

KENIA

Tenemos noticias preocupantes sobre la región costera de Kenia. Un grupo de alrededor de 30 hombres armados, vestidos con ropa militar y presuntamente de la milicia de Al Shabab, asesinaron a tres cristianos en el oeste de Lamu (en las aldeas de Silini, Mashambani y Bobo), cerca de Hindi sobre la 1.30 de la mañana del miércoles de la semana pasada. Rodearon las casas y gritaron los nombres de los hombres, y cuando estos se acercaron, los atacantes ordenaron a las víctimas enseñar sus documentos de identidad para confirmar su identidad antes de decapitarlos. Los atacantes parecían conocer y evitar las casas y aldeas musulmanas. Las víctimas eran:

·         Gerald Wanjohi, cuya esposa Catherine se subió al tejado cuando los atacantes derribaron la puerta. Declaró que “hablaban en somalí y chapurreaban suajili”.

·         Guchu Ndung’u de 49 años, cuya hija Grace fue forzada a ver morir a su padre. Afirmó que los atacantes le dijeron que mataban a su padre porque el “gobierno keniano se ha negado a retirar sus tropas de Somalia”.

·         Joseph Kimani, que era profesor de la escuela primaria Bobo. Fue asesinado y su casa incendiada.

El miércoles pasado los residentes enojados de Hindi organizaron manifestaciones, prendieron fuego a neumáticos a lo largo de la carretera y exigieron que el gobierno tomara medidas. Protestaban contra el rápido deterioro del estado de seguridad en la zona. También acusaron a los agentes de seguridad de no hacer nada cuando informaron sobre avistamientos de grupos armados en un bosque cercano. Una fuente hablando en suajili y que rehusó ser identificada dijo en un entrevista televisiva en KNT: “Ayer (martes 5) se informó de que un hombre había sido secuestrado, pero los agentes de seguridad respondieron que su vehículo no tenía combustible para perseguir a los atacantes. Fue triste y desafortunado, porque si hubieran actuado con rapidez, no habrían sucedido estos asesinatos”.  Oremos para que la gracia del Señor acompañe a los afligidos y oremos por los cristianos en esta comunidad que se han llevado la peor parte de la ira de Al Shabab durante años.

INDONESIA 

Hace poco hemos recibido noticias de que los islamistas han obligado a tres iglesias a cerrar en Cilegon, en la provincia de Banten, en los meses de marzo, julio y agosto de 2017 con la excusa de que no poseían permiso de edificación. Dos de las iglesias son de Betel y una es bautista. La iglesia bautista prosiguió con su culto dominical  pese a que se le exigió que cerrara en julio, lo que llevó a otro cierre forzoso en agosto.

Actualmente hay 21 iglesias registradas en el Órgano de Cooperación Intereclesiástico de Cilegon (BKSAG). Según su presidente, Steven Polii, todas las iglesias se enfrentan al mismo problema: imposibilidad de conseguir un permiso de edificación. Dicha denegación se basa en un antiguo acuerdo entre los líderes islámicos y el gobierno de que no se permitiría ninguna iglesia en Cilegon para preservar así su identidad musulmana.

Estas iglesias no se van a rendir en la lucha. “Continuaremos con nuestro culto dominical como siempre en nuestro edificio pese al cierre, porque somos conscientes de nuestros derechos religiosos. La constitución lo garantiza. No somos nosotros los que no obedecemos la ley. Lo solicitamos pero nunca conseguimos la autorización”, declaró Tony, un anciano de la iglesia bautista.

Estos casos se suman a los otros cientos de cierres de iglesias por las mismas razones, por no poseer permiso de edificación. Por tanto, oremos para que Dios dé valentía y sabiduría a los líderes de las iglesias mientras continúan luchando por sus derechos religiosos. Oremos para que el gobierno actúe justamente y haga justicia para con las minorías religiosas en todas las partes del país.