A veces el ostracismo, la presión por parte de las autoridades, la comunidad y las propias familias no es suficiente. A veces los insultos, la humillación y los golpes tampoco son suficientes. Para los enemigos del cristianismo en India algunas de estas cosas no llegan a ser suficientes y además de todas estas cosas, en algunos casos, terminan asesinando a los cristianos. En lo que llevamos de año tenemos constancia de 4 asesinatos de cristianos debido a su fe en India, estas son sus historias:

  • Los naxalitas (un grupo rebelde maoísta) acusaron falsamente a un cristiano de perturbar la paz en la aldea e informar a la policía sobre las actividades de los propios naxalitas. Este grupo extremista secuestró a esta persona cristiana y lo asesinaron.
  • Nitin* fue repudiado por los aldeanos de su comunidad debido a su fe. Este hombre fue amenazado por el hecho de ir a la iglesia. Él, sin embargo, siguió asistiendo y no dejó que las amenazas mellaran su fe. Los aldeanos fueron a quejarse a los naxalitas locales con falsas acusaciones y tras eso los naxalitas acabaron con la vida de Nitin.
  • Hiralal y su familia volvían después de una reunión en la iglesia. Unos matones locales colisionaron su vehículo con el vehículo de la familia. Hiralal murió en el acto y su esposa e hijo resultaron gravemente heridos. Más tarde, la policía descubrió que los asesinos habían sido sobornados por los anticristianos de la comunidad.
  • Sagar fue amenazado por ir a la iglesia, y al igual que Nitin decidió seguir siendo un seguidor de Cristo y no amedrentarse por las amenazas. Tristemente también fue asesinado por los naxalitas.

Insurgencia naxalita.

Cómo vemos en la mayoría de las historias la insurgencia naxalita interviene para castigar a los cristianos a causa de falsas acusaciones de los aldeanos. La insurgencia naxalita es un conflicto armado en desarrollo desde el 1967. Los rebeldes armados atacan al gobierno debido a la pobreza, la falta de recursos y el subdesarrollo en general de las zonas rurales. Los naxalitas están considerados como un grupo terrorista de ideología maoísta y controlan ciertos territorios de India y que a veces, ante la falta de presencia policial en la zona, se erigen como jueces y verdugos atacando a minorías como los cristianos. Sin embargo, son las falsas acusaciones de la comunidad las que prenden la mecha del fuego de la barbarie que sufren los cristianos en muchos casos.

Sigamos orando, porque la fe de nuestros hermanos en India es puesta a prueba todos los días de su vida. Oremos, porque en medio de toda esta violencia e inseguridad Dios es lo único a lo que pueden agarrarse. El evangelio se está moviendo por India, milagros están sucediendo y más personas están escuchando sobre Jesús. Oremos para que Dios pueda ser glorificado y su poder sea puesto de manifiesto.