DÍA 23 — SANNA VIVE UNA VIDA BUENA COMO TESTIGO DE CRISTO

Sanna y su familia llegaron a la fe después de que su madre fuese sanada de una enfermedad terminal. Al principio tuvieron que hacer frente a una severa persecución por parte de su comunidad. Sanna dice: «Durante dos años se nos prohibió visitar otras casas y, si se enteraban de que lo habíamos hecho, teníamos que pagar una multa de 10.000 rupias». Esta cantidad era la equivalente al salario de dos meses en el pueblo de Sanna. «Esos dos años fueron como una prueba para nosotros».  

Desde entonces, las cosas han mejorado, pero siguen siendo difíciles. Un colaborador local de Puertas Abiertas explica: «La gente del pueblo notó, a través de la vida de esta familia, que los cristianos son buenas personas. Esto los llevó a eliminar la sanción impuesta anteriormente. Sin embargo, siguen necesitando oración, ya que Sanna y su familia aún no son completamente aceptados en la sociedad. Todavía hay mucha discriminación y estrés mental».  

Sanna dice: «Hay una canción que me encanta: “He decidido seguir a Cristo, no vuelvo atrás”. Esta canción siempre me anima a seguir caminando con Cristo a pesar de todas las situaciones difíciles».  

Lee Mateo 5:16

«Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos».  

Lee el informe 

Elaborado por la London School of Economics esta investigación arroja luz sobre la violenta persecución a la que se enfrentan las minorías religiosas de la india.  Usa las etiquetas #StandforTruthIndia e #IndiaenCrisis  y comparte en redes sociales

Mentiras Destructivas
                    Visita la página de la campaña INDIA EN CRISIS