Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información

EL SECRETO DE FAMILIA QUE PODRÍA COSTARLES LA VIDA


Sang-Hwa había sido enseñada en la escuela a dar la voz de a alarma si alguna vez encontraba material cristiano en su casa. Incluso si para ello tuviera que traicionar a sus padres.

Ella misma nos lo explica: “Es totalmente inaceptable tener una Biblia en tu casa, por eso me quedé en estado de shock cuando descubrí una en casa de mis padres. Sabía perfectamente que era un libro que iba en contra del régimen comunista y del estado. Si alguien descubría que teníamos una, había un 100% de posibilidades de que la familia al completo fuera enviada a un campo de forzosos”.

Sang-Hwa sabía que, una vez descubierto ese libro, su deber era denunciar a sus padres ante las autoridades. Las consecuencias no eran relevantes, el amor no significa nada, la lealtad al estado es lo primero.

¿Qué harías tú si fueras San-Hwa? ¿Traicionarías a tus padres dejándote llevar por el miedo a las consecuencias y por los ideales que has aprendido desde que naciste o les preguntarías acerca de la importancia de ese libro por el que estaban arriesgando sus vidas?

Consideró seriamente entregar a su familia en multitud de ocasiones: “Pero al final, elegí enfrentarme a mi padre”, nos cuenta ella. “Fue en ese momento cuando me habló sobre la Biblia y compartió conmigo el Evangelio”.

Sang-Hwa no sabía que su padre llevaba cinco años orando para tener una oportunidad para compartir el Evangelio con su hija. En su infancia no hubo escuela dominical, ni hubo oraciones a la hora de la comida o de irse a la cama. Sang-Hwa creció en una familia cristiana sin ni siquiera saberlo.

Mientras descubría la verdad sobre aquella Biblia secreta a través de su padre, comenzó a escuchar también sobre el inconmensurable e infinito amor que Dios sentía por ella. Tras conocer esto, comenzó a seguir a Jesús, viviendo por fe y arriesgándolo todo. En este nuevo camino encontró riesgos y peligros, pero también encontró luz en la oscuridad, amor y esperanza.

LA IGLESIA CLADESTINA

San g-Hwa nos cuenta: «Los cristianos de Corea del Norte tienen que confiar en Dios y su pueblo. Todo depende de Él. Solo Él puede darnos fuerza. Si un cristiano tiene miedo jamás podrá vivir su fe como un verdadero cristiano. Aquí en Corea del Norte, tenemos un dicho: “Cuándo tres cristianos se reúnen, uno de ellos es un espía del gobierno”. Esto significa que aquí nunca puedes hablar con total libertad».

Es por esto por lo que tu apoyo a Puertas Abiertas es fundamental. Tú estás impidiendo que la iglesia muera de hambre, física y espiritualmente.
Los hermanos valientes de Corea del Norte saben que hay cristianos más allá de sus fronteras que están orando por ellos y les ayudan. No solo les estás dando los recursos necesarios para vivir, sino que además estás fortaleciendo su fe. Tu apoyo es una prueba para los creyentes clandestinos de que el amor de Dios es más poderoso que la persecución a la que se tienen que enfrentar. Les estás dando fuerzas para, no solo creer en Cristo, sino para arriesgar sus vidas compartiendo el Evangelio en su país. Gracias a ti, y por medio de la gracia de Dios, la iglesia clandestina está creciendo.

Tu apoyo es vital para que la fe de los cristianos que viven en los lugares más peligrosos del mundo (Corea del Norte y los diez primeros países de la LMP) siga creciendo:

• Con 18€ se podrían proporcionar una Biblia a un cristiano clandestino.
• Con 45€ se podrían proporcionar ayuda de humanitaria de emergencia a una familia Corea del Norte durante 6 meses para sobrevivir el duro invierno.
• Con 55€ se podrían proporcionar un lugar seguro a un cristiano refugiado de Corea del Norte.