Cuando las autoridades de la ciudad de Xiamen, al sureste del país, entraron a la fuerza en una iglesia que estaba celebrando su culto el 3 de mayo, uno de los testigos pudo documentar la escena y compartirla con el mundo a través de las redes sociales.

Mientras algunos de los asistentes coreaban “ilegal, ilegal”, la policía sacaba a la fuerza a aquellos que se negaban a irse, lo que causó múltiples heridas en algunos de los presentes. Aunque la intención de las autoridades fue confiscar todos los teléfonos móviles, al menos una persona pudo esconder su teléfono y grabar la escena.

“No dijeron nada, no mostraron ningún tipo de identificación, simplemente entraron a la fuerza”, dijo uno de los testigos. “Pusieron a un hombre y una mujer contra el suelo colocando las rodillas encima de ellos”.

La Radio “Free Asia” citó textualmente al pastor Yang Xibo, y dijo que el encuentro estaba ocurriendo en una casa privada. La iglesia, como otras de las muchas que sufrieron redadas el 3 de mayo en Xiamen, no estaba registrada ni tampoco estaba dentro del “Movimiento Patriótico de las 3 Autonomías”, un grupo de iglesias cristianas que obtiene el beneplácito del gobierno para realizar sus actividades a cambio de un control férreo por parte de este.


Fuente original:

https://twitter.com/Enoch7Lin/status/1256836233226903552