Ciudades cristianas históricas como Bethelem ya no son mayoritariamente cristianas, esta ciudad en concreto ha pasado de un 84% de cristianos en 1922 a un 28% en 2007, tal y como muestra una encuesta realizada por el Centro Palestino de Investigación y Estudios Políticos (PCPSC por sus siglas en inglés). Aunque el descenso puede deberse en parte a un ratio muy bajo de natalidad entre los cristianos, la emigración es sin duda la causa principal.

Una encuesta a 995 cristianos residentes en los territorios palestinos mostró que la emigración entre los cristianos palestinos era casi del doble comparado con sus vecinos musulmanes.

Un 59% de estos cristianos señalaron las dificultades económicas como la razón principal de la emigración. Tal y como nos cuenta un cristino, que no ha querido ser identificado por razones de seguridad, esto está directamente relacionado con la ocupación israelí:

“El gobierno israelí no permite que crezcamos económicamente, hay muchas restricciones”.

Estas restricciones se dan en forma de puntos de control, ataques por parte de ciudadanos israelíes y la confiscación de terrenos, tal y como muestra el informe realizado por el PCPSC.

De los encuestados, una minoría del 10-18% menciona que ha recibido abuso por parte de sus vecinos debido a su fe. Esto incluye acusaciones de blasfemia o discriminación religiosa a la hora de conseguir un trabajo.

La experiencia de estos cristianos tiende a ser diferente dependiendo del territorio en el que se encuentren. La situación varía entre la zona de Gaza, gobernada por el partido islámico Hamás y la zona de Cisjordania, donde el partido “moderado” Fatah gobierna y al menos el 60% del territorio está ocupado por Israel. Según la investigación realizada para la Lista Mundial de la Persecución 2020: “En Gaza la persecución es más intensa, la sociedad predominantemente islámica tradicional y los insurgentes radicales islámicos juegan un papel más significativo que en la zona de Cisjordania”.