Tras el derrocamiento del dirigente Omar al-Bashir que había gobernado Sudán férreamente durante los últimos 30 años, se estableció un plan de negociaciones entre la junta militar que había asumido el poder y la oposición política. Lo que en un principio iba a resultar en una transición progresiva de la cesión del poder por parte de la junta militar hacia un gobierno civil, se ha convertido en una escalada de violencia tras la intervención militar en un campamento de manifestantes que abogaban por más control del pueblo en la toma de decisiones en cuanto al establecimiento de un nuevo gobierno.

El acceso a internet lleva bloqueado más de una semana y ahora mismo tenemos pocos datos verificados de la situación real de Sudán. Aún así, podemos hablar de centenares de heridos y muertos en estos ataques por parte de los militares hacia civiles. Hasta tal punto llega la magnitud de la tragedia que se han encontrados decenas de cadáveres en el rio Nilo. Miles de personas están siendo movilizadas alrededor de todo el mundo mientras siguen la información que se filtra con cuentagotas a través de las redes sociales.

Desde Puertas Abiertas queremos pedir oración por Sudán. Ya no solo por nuestros hermanos perseguidos en el país sino por la población en general. Tristemente salir a la calle ya no es seguro, ya que los ataques se producen indiscriminadamente sin tener en cuenta la edad, sexo o religión.