Un tribunal de Argelia anuló una sentencia de pena de cárcel, pero aumentó la multa que ha de pagar un ciudadano que fue condenado por tratar de convertir a un musulmán al cristianismo.

En julio de 2012, Ibouène Mohamed fue condenado a un año de prisión y a una multa de 50.000 dinares argelinos tras ser acusado por un compañero de trabajo de intentar convertirlo al cristianismo, acusación que negó Mohamed.

El 23 de enero fue confirmada la sentencia por un tribunal de apelación. El miércoles, la condena a prisión fue revocada por el Alto Tribunal de Apelación en Béchar, al noroeste de Argelia, sin embargo la multa se duplicó a 100.000 dinares, alrededor de 1.000 euros.

"Estamos muy descontentos por el veredicto'', declaró a World Watch Monitor Mustapha Krim, presidente de la Iglesia Protestante de Argelia.''Es totalmente injusto condenar a un joven a una pena de prisión sólo porque tuvo una conversación con su compañero de trabajo''.

Mohamed es oriundo de una región del norte de Argelia en la cual se encuentra la mayoría de los cristianos argelinos. Mohamed trabaja para una empresa multinacional en la ciudad de Tindouf.

En 2006, en Argelia se aprobó una ley que regula el testimonio público de las religiones diferentes al islam. Ésto permite a los tribunales condenar a aquellos cristianos que prediquen el evangelio a un musulmán a un máximo de cinco años de prisión. Desde que la ley fue aprobada, varios cristianos han sido condenados a penas de prisión en suspenso y a pagar una multa.

En 2008, una maestra cristiana, Habiba Kouider, fue acusada, bajo la ley de 2006, por posesión ilegal de Biblias. Su juicio llamó la atención de los medios, fue censurado por el Parlamento Europeo y entidades defensoras de los derechos humanos como Amnistía Internacional. El caso continua suspendido.

En mayo de 2011, el gobernador de la provincia nororiental de Béjaïa recurrió a la ley de 2006 para ordenar el cierre de siete iglesias protestantes acusadas ​​de "actuar de forma ilegal".

Según Krim, "esta ley es inaceptable y debe ser eliminada".

Conforme a la Lista Mundial de la Persecución de 2013, Argelia ocupa el puesto número 29 de entre los 50 países donde ser cristiano es peligroso. La presión en este países va en aumento, debido principalmente a la islamización de la región a raíz de la Primavera Árabe de hace dos años.

La Lista Mundial de la Persecución es una publicación anual de Puertas Abiertas Internacional, un ministerio en defensa de los cristianos perseguidos alrededor del mundo.