El Centro Americano para la Ley y la Justicia (CALJ) informa de que, el caso del pastor americano, Saeed Abedini ha dado un giro preocupante. El CALJ (ACLJ en inglés) ha sido informado por la familia del pastor en Irán, de su traslado de la prisión de Evín en Teherán a la prisión Rajai Shahr en Karaj, una prisión aún más peligrosa donde su vida correrá más peligro, debido al maltrato y a que los prisioneros son asesinos o violadores. La familia intentó visitarle el lunes, pero se les informó de que el pastor no tiene derecho a ser visitado.

En 2005, Loes Bijnen, un diplomático holandés de su embajada en Teherán, describió la prisión Rajai Shahr como un lugar donde almacenan a los prisioneros políticos, ya que son una molestia para el gobierno. Ir a esa cárcel es un castigo muy severo. Una vez dentro, se deja de ser un ser humano. Se desaparece del mapa, incluso para los activistas de derechos humanos y para los medios de comunicación. En Rajai Shahr, los prisioneros políticos tienen que compartir celda con asesinos, violadores o drogadictos que no dudan en atacar a sus compañeros. No tienen nada que perder, ya que muchos de ellos están condenados a muerte. En esa cárcel suceden muchos asesinatos y muertes sin explicación.

Según Jordan Sekulow del ACLJ, "el traslado a esta prisión es extremadamente preocupante y solo se puede interpretar como un intento de poner en peligro la vida del pastor Saeed. Este desarrollo tan extremadamente peligroso requiere la plena atención del presidente Obama. Debe hablar ahora –directamente y con autoridad– para salvar la vida del pastor Saeed Abedini. Su vida corre gran peligro.

Se ha propuesto una resolución bipartita en el senado estadounidense para exigir la liberación del pastor Saeed, y el ACLJ está trabajando para que esta medida sea aprobada. El ACLJ ha lanzado una campaña en la página www.BeHeardProject.com para asegurar la liberación del pastor Saeed Abedini. Para firmar una petición o escribirle una carta al presidente de Irán Hassan Rouhani, entre en esta página.