Puertas Abiertas ofrece cursos para líderes de iglesias y discipulado para ayudar al crecimiento y el fortalecimiento espiritual de los cristianos, para permanecer firmes ante la persecución. Durante 2012, Puertas Abiertas impartió cursos a más de 265.300 cristianos perseguidos. El curso cubre una variedad de temas como la perseverancia, teología, enseñanza para ser maestros de escuela dominical y consejería para personas que sufren traumas.

Firmes en la Tormenta

Este curso explora la perspectiva bíblica de la persecución y equipa a los creyentes para permanecer firmes en situaciones de crisis. Un obrero, responsable de este curso en Indonesia, nos comentó: "Durante el curso de Firmes en la Tormenta, se le abrió los ojos a los estudiantes ante esta verdad: La persecución existe y queda confirmada en la palabra del Señor. Además aumentó su celo por conseguir cuanta más gente posible para el Señor."

Mona se siente como si tuviera el mundo a sus pies

Desde que era una niña Mona deseaba aprender a leer y a escribir. Como cristiana, su sueño era leer la Biblia, pero le parecía un imposible. Como cualquier cristiana del norte de Egipto, los padres de Mona no podían permitirse mandarla al colegio. La tradición es que las mujeres continúen analfabetas, se casen muy jóvenes y cuiden de sus familias y hogares.

Cuando Mona era una veinteañera, se enteró de que Puertas Abiertas ofrecía clases de alfabetización en su iglesia. A pesar de la negativa de sus padres, quienes pensaban que debía concentrarse en cuidar su casa, Mona se apuntó a las clases.

Así que cada viernes por la mañana, Mona se unía a otras 20 mujeres de todas las edades, para aprender a leer y a escribir, en su iglesia. Después de 18 meses, Mona cumplió con el nivel 1 del curso y con el sueño de su vida.

Ahora comparte este regalo con otras personas. Los domingos por la mañana, lee las historias de la Biblia en la escuela dominical y puede leer las letras de las canciones durante la alabanza. También le lee las historias bíblicas a su familia.

Gracias a este curso, Mona ha aumentado su autoestima. Su próxima meta es copiar el Nuevo Testamento a mano en árabe.

"Puedo leer y escribir", nos dice Mona con alegría. "Me siento como si tuviera el mundo a mis pies".