Hace poco conocíamos el último incidente de la persecución en India. Una mujer de 25 años se ha convertido en la sexta persona asesinada por su fe cristiana en los últimos dos meses.

Suman Munda fue asesinada por extremistas hindúes el pasado 19 de julio en el pueblo de Redhadi, una población en el districto de Khunti. Esta mujer de India había estado sufriendo acoso durante años debido a su fe.

“Su familia ha sido expuesta a abuso psicológico y amenazas diariamente”, contaba un cristiano local a Puertas Abiertas. Su cuerpo fue encontrado en una bolsa en un río cerca de su casa. La policía ha arrestado cuatro personas en conexión con el ataque.

El asesinato de Munda ha sucedido solo semanas después de conocer los terribles asesinatos de otros dos cristianos en el mismo distrito.

Kande Mudu, de 27 de años, había sido acosada debido a su fe cristiana durante años y fue asesinado el pasado 7 de junio por un grupo de hombres que lo raptaron de su propia casa en la aldea de Bari.

En el otro incidente, sucedido el pasado 24 de junio, el activista cristiano de los derechos de las tribus, Ramji Munda, fue presuntamente asesinado por miembros de un movimiento anti-tribal en las afueras de su pueblo en Ghagra.

Se conocen al menos otros cuatro incidentes de cristianos asesinados o fallecidos debido a su fe, destacando la muerte especialmente dramática de Budheswari Sodi, una adolescente que se suicidó debido al acoso sistemático y continuo al que habían sido sometidos durante años ella y su familia por ser cristianos.

Los cristianos de India continúan experimentando niveles altos de acoso, violencia y amenazas debido a su fe, según especifica el último informe desarrollado por Puertas Abiertas. Desde enero hasta marzo la organización ha registrado 223 incidentes involucrando 5.400 cristianos que fueron afectados directamente de diversas formas como por ejemplo aislamiento y ostracismo, reuniones de iglesias detenidas, palizas o abuso sexual. En el mismo período del año pasado se registraron 216 incidentes.