El pastor A Dao, de la Iglesia Evangélica de Cristo de Montagnard, fue arrestado poco después de asistir a una conferencia sobre libertad religiosa en Timor Oriental, en agosto de 2016. Su familia no supo de él hasta cinco días después de su arresto. En abril de 2017 fue condenado a cinco años de prisión por "ayudar a personas a escapar ilegalmente al extranjero".

El líder de la iglesia ha afirmado que fue torturado y obligado a confesar un crimen que no cometió. Además, las autoridades continuaron acosando a su iglesia mientras estaba en prisión. Su liberación ha sido completamente inesperada, obteniendo la libertad un año antes de lo que dictaba la sentencia.

Nuestros colaboradores locales se reunirán con el pastor A Dao y su familia en los próximos días para ver de qué manera pueden apoyarles.

Altos niveles de persecución

La Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos, que venía luchando por su liberación, ha recibido la noticia con alegría. "Espero que su liberación sea una señal de la transición de Vietnam de un estado totalitario opuesto a Dios a un país en el que la religión en general y el cristianismo en particular puedan practicarse abiertamente", indicó Glenn Grothman, representante de Estados Unidos.

La comisión también pidió a las autoridades vietnamitas que garantizasen la seguridad del pastor A Dao y el respeto de su libertad en caso de que quisiera volver a su pueblo.

Hay una buena razón detrás de esa petición. Los cristianos pertenecientes a iglesias protestantes no tradicionales y los conversos del budismo y las religiones indígenas se enfrentan a altos niveles de persecución por parte de los líderes de la comunidad y la familia. Experimentan la exclusión social, la discriminación y los ataques a causa de su fe, y muchos huyen a los países vecinos.

El gobierno comunista de Vietnam también desconfía de los cristianos protestantes, muchos de los cuales pertenecen a las minorías étnicas hmong y de los habitantes de la montaña, ya que se les considera influencia de países occidentales y posibles alborotadores.