Desde el comienzo, los cristianos han estado orando por un buen resultado en las elecciones. Aunque no haya un partido favorable, ellos simplemente esperan que las cosas mejoren.

El presidente Bouteflika, asumió el cargo en 1999, dirigiendo el Frente de Liberación Nacional, ha estado en el poder desde la independencia argelina de Francia en 1962.

Tras su reelección en 2014, rara vez se le veía en público debido a sus problemas de salud, lo que le acuñó el nombre del Presidente Fantasma. Aunque popular, el presidente de 82 años es considerado demasiado mayor por sus detractores. La gente ha salido a la calle, demandando un cambio en el país.

El artículo 2º de la constitución argelina, define Argelia como un país islámico. Por un lado, la iglesia cristiana ha crecido en los últimos años, pero por otro, también lo ha hecho la persecución. Desde el 2006, año en el que se aprobó la ley que regula los cultos no islámicos, muchas iglesias han sido cerradas y muchos pastores y trabajadores de ministerios han sido detenidos e interrogados.

Se estima que hay entre 30.000 y 35.000 cristianos protestantes además de los miembros de la iglesia católica. La mayoría de ellos son creyentes de primera generación de origen musulmán y pertenecen a la Iglesia Protestante de Argelia (EPA en inglés). Sin embargo, informes muestran que podría haber entre 30.000 y 35.000 cristianos aislados o secretos. Argelia se encuentra en el puesto número 22 de la Lista Mundial de la Persecución que desarrolla Puertas Abiertas.

Durante la campaña electoral, la minoría cristiana no llamó la atención. No hubo incidentes violentos contra los cristianos, aun así, la iglesia sigue monitorizada por las autoridades y la policía visita regularmente las iglesias. Los cristianos en Argelia decidieron unirse, orar y ayunar por las elecciones. Esperan que la ley aprobada en 2006 sea revocada.

Según el artículo 42 de la Constitución de Argelia: "La libertad de conciencia y la libertad de opinión son inviolables. Pero, desde 2006, la ley (Ordenanza 06-03) también está en vigor, esta ley establece "condiciones y reglas para el culto religioso distinto del islam". Esta ordenanza se aplica a los cristianos y a las iglesias cristianas y dice que los edificios en los que se celebra el culto religioso deben ser aprobados por la comisión nacional (art. 5), pero también que los servicios religiosos sólo pueden tener lugar en estos edificios autorizados (art. 7 y 8). Además, el artículo 11 establece que toda persona que evangelice (definida como cualquier persona que utilice tales medios para persuadir a un musulmán de que se convierta a otra religión, o para atentar contra la fe de un musulmán) será castigada.

"Todos los cristianos son conscientes de la situación en nuestro país, y la Iglesia anima encarecidamente al pueblo de Dios a dedicar momentos de oración e intercesión por el cambio en todas las esferas de la vida: política, económica, administrativa, educativa y de justicia. No nos faltan temas por los que orar en nuestro país", dice Abdul* (un cristiano de Argelia). "Nosotros como cristianos esperamos que nuestro Señor Jesucristo intervenga en el país." 

Demos gracias al señor por la obra en Argelia, y apoyemos en oración a nuestros hermanos en el país para que el Señor les fortalezca en medio de estas circunstancias.

*Nombre cambiado por motivos de seguridad