Amnistía Internacional ha puesto fin a sus operaciones en India después de que el gobierno haya congelado sus cuentas bancarias. Rajat Khosla, director general de investigación, defensa y política de Amnistía, dijo a la BBC: "Nos enfrentamos a una situación sin precedentes en India. Amnistía Internacional India se ha enfrentado a una avalancha de ataques, intimidaciones y hostigamiento por parte del gobierno de manera sistemática.”

"Todo esto se debe al trabajo de derechos humanos que veníamos haciendo. El gobierno no quiere responder a las preguntas que planteamos."

La Dirección de Ejecución, una agencia creada para investigar los delitos económicos, congeló las cuentas bancarias del brazo indio de Amnistía el 10 de septiembre, después de que publicasen dos informes criticando el historial de derechos humanos del gobierno indio.

El gobierno indio afirma que el brazo local de Amnistía ha infringido la ley al recibir fondos del extranjero. En una declaración del gobierno se afirma que "India, por ley establecida, no permite la interferencia en los debates políticos nacionales de entidades financiadas con donaciones extranjeras".

Esto llega justo en el momento en que el gobierno indio ha aprobado un nuevo proyecto de ley en el parlamento, la Ley de Regulación de Contribuciones Extranjeras (FCRA), el pasado 28 de septiembre. La Red de Acción Voluntaria de la India (VANI), un organismo de organizaciones voluntarias indias, ha dicho que el proyecto de ley hará virtualmente imposible que las ONG funcionen. "Las colaboraciones incluso con las ONG nacionales que cumplen con las regulaciones de la FCRA serán restringidas", ha declarado VANI.

El proyecto de ley limita los gastos administrativos al 20% de las donaciones extranjeras recibidas, cuando antes el tope era del 50%. El proyecto de ley considera los salarios como gastos administrativos, excepto para ciertas funciones específicas como las de los maestros y los médicos. "Esto significa que todos los salarios de los trabajadores de extensión, el personal de campo que apoya a los aldeanos y las comunidades rurales también se cuentan como gastos administrativos", dijo el VANI, calificándolo como un 'golpe importante'.

Uno de nuestros colaboradores en India, Heena*, nos decía lo siguiente: "Considerando que la mayoría de las organizaciones e iglesias cristianas están registradas como ONG, este nuevo proyecto de ley está dirigido especialmente a las organizaciones misioneras cristianas que han estado operando durante mucho tiempo en coalición con iglesias y organizaciones internacionales, y que a menudo obtienen su financiación fuera de la India".

Las versiones anteriores del proyecto de ley de la FCRA ya se han utilizado para limitar la labor de muchas ONG. En 2016, alrededor de 20.000 ONG vieron canceladas sus licencias.

Heena comparte: "Hace unos días, varias de estas organizaciones no gubernamentales vieron canceladas sus licencias de la FCRA, ya que tenían vínculos con las iglesias y fueron falsamente acusadas de estar activamente involucradas en la conversión forzada de los pueblos tribales. El Ministerio del Interior de la Unión ha dado instrucciones para cancelar la licencia de la FCRA, así como para congelar sus respectivas cuentas bancarias".

Aunque Puertas Abiertas trabaja a través de colaboradores locales en la India y, por lo tanto, no se ve afectado directamente, dichos colaboradores continúan necesitando nuestras oraciones mientras enfrentan el nuevo nivel de escrutinio que este proyecto de ley crea. Heena dice: "Por favor, orad por las organizaciones misioneras y las iglesias en la India, que en su mayoría están registradas como ONG. El gobierno alega que las subvenciones que reciben se utilizan en conversiones fraudulentas al cristianismo y están buscando diferentes medios para que dejen de funcionar".