El reverendo Joel Billi, presidente de la Iglesia de los Hermanos en Nigeria, comunicó mediante una rueda de prensa que la iglesia había perdido unos 8.370 miembros y ocho pastores en los últimos ataques del grupo islamista militante. 

"El número está creciendo", dijo expresando su preocupación por el hecho de que los ataques no se hayan denunciado. "Desde finales del año pasado, hasta el pasado junio, se han producido más de cincuenta ataques en diferentes comunidades llevadas a cabo por Boko Haram, y la mayoría de ellos no fueron denunciados o fueron denunciados de manera insuficiente por los medios de comunicación tanto impresos como electrónicos", continúa diciendo Billi. 

La violencia ha afectado a casi todas las 60 iglesias de la denominación presentes en la región. Más de la mitad de estas fueron quemadas o destruidas. "Muchos miembros de la iglesia han perdido sus casas por saqueos o incendios provocados", afirmaba el líder denominacional.

Más de 700.000 miembros de las iglesias han sido desplazados desde que Boko Haram comenzó sus ataques en la región, y al menos 25.000 siguen viviendo en campamentos de refugiados en Camerún. Otros sin embargo han sido secuestrados. Entre ellos se encuentran varios líderes, así como 217 de las 276 estudiantes de Chibok que fueron secuestradas por Boko Haram en abril de 2014 y que también son miembros de estas iglesias. Seis años después, 112 de estas niñas siguen desaparecidas. 

La Iglesia de los Hermanos en Nigeria, es la mayor denominación cristiana del noreste del  país, con presencia también en países vecinos.  Fue fundada en 1923 por misioneros de los Estados Unidos. 

La insurgencia de Boko Haram, que comenzó en 2009, se ha cobrado ya decenas de miles de vidas y ha desplazado a más de 2 millones de personas. 

Los ataques de Boko Haram y otros grupos violentos islamistas, incluidos los ganaderos Fulani, son "sistemáticos, planeados y calculados", dijo la semana pasada el arzobispo anglicano de Jos, Benjamin Argak Kwashi, en un llamamiento a la prensa sobre la situación en Nigeria, donde dejó claro que “su intención es islamizar Nigeria", dijo.