Nasser fue arrestado por pertenecer una congregación que se reunía en casa y actualmente ha cumplido dos años y medio de su condena de 10 años.

El juez en la sentencia comunicó lo siguiente:

“Nassar sería absuelto si negara su fe, pero incluso durante este juicio el continúa profesando su fe”.

Sin embargo, este cristiano no se ha rendido y se dedica a escribir cartas de ánimo desde la prisión. Este Pablo moderno nos muestra lo que cuesta seguir a Cristo. En una de sus cartas escribe lo siguiente:

“En todas estas dificultades mantengo la fe, porque sé que el Señor no abandona a sus hijos y en eso mantengo mi esperanza. El Señor es mi ayudador”.

Recordemos a nuestro hermano en prisión y pidámosle a Dios que le siga dando consuelo, ánimo y esperanza.