El 31 de diciembre de 2020, el pastor Arvin Piplode y algunos de los miembros de su iglesia, estaban preparándose para la reunión de oración de año nuevo esa noche en la casa de Rakesh Alave y Leela Alave, quienes eran miembros de su iglesia. Alrededor de 8 personas estaban ocupadas con los preparativos. Mientras estaban preparando, un grupo de más de 35 extremistas hindúes irrumpieron en la casa y atacaron a todos. También tomaron los móviles de los creyentes y gritaron consignas contra el cristianismo y los cristianos.

Luego de eso, empezaron a patear y a golpear a todos los que estaban presentes, entre los cuales estaba presente Leela Alave, esposa de Rakesh, que estaba embarazada de 8 meses. Uno de los extremistas la golpeó fuertemente en el vientre. En ese momento, cayó al suelo mientras lloraba de dolor. Inmediatamente, la mujer se puso de parto pero nadie pudo llevarla al hospital debido a que los extremistas seguían golpeando a todos. Entre tanto, uno de los creyentes se las arregló para llamar a la policía. Los extremistas se fueron antes de que llegara la policía, pero Leela se puso de parto y dio a luz a un bebé muerto unos momentos más tarde.

Rakesh, de 30 años, y su esposa Leela también tienen otra hija de 2 años. Desde el 6 de enero de 2021, los creyentes locales están frente a la comisaría de policía de Thikri, Barwani, para presentar una denuncia que no ha sido registrada. Alrededor de 50 o 60 pastores y creyentes están protestando y exigiendo que la denuncia sea registrada.